martes, 27 de enero de 2015

SOMOS LO QUE SOMOS Jóvenes que se revelan frente al destino

Título original: We Are What We Are
USA 2013 106 min.
Dirección Jim Mickle Guión Jim Mickle y Nick Damici, según el guión de Jorge Michel Grau para la película “Somos lo que hay” (2010) Fotografía Ryan Samul Música Philip Mossman, Darren Morris y Jeff Grace Intérpretes Bill Sage, Ambyr Childers, Julie Garner, Jack Gore, Michael Sparks, Kelly McGillis, Wyatt Russell, Nick Damici
Estreno en Sundance 18 enero 2013; en España 16 enero 2015

Estrenada en nuestro país con carácter limitado y en internet unos días después de haberlo hecho su última película, Frío en julio, el tándem formado por el realizador y guionista Jim Mickle y el guionista y actor secundario Nick Damici, se inspira en una película mexicana de tan sólo tres años antes para recrear y contextualizar la atmósfera enfermiza de aquélla. No podemos establecer comparaciones al desconocer la película de base, pero podemos constatar que esta retorcida cinta incomoda y aburre a partes iguales. Su principal problema es la falta de ritmo y una casi total indiferencia con respecto a la suerte de sus personajes. Por otro lado tenemos un trabajo desagradable y malsano en torno a una familia de caníbales, su abstinencia y busca de alimento, así como los problemas éticos y morales que plantea a sus integrantes más jóvenes, toda vez que los adultos han asumido tanto su condición de antropófagos, aunque su origen aparezca confuso a través  de flashbacks poco reveladores, como de pecadores natos dentro de una comunidad en la que la religión juega un papel fundamental. Lo más interesante es el papel de inconformistas que ante tal panorama juegan los personajes jóvenes, incapaces de adaptarse a un doloroso destino que se da por dogmático e inevitable. Entre los secundarios Michael Parks hace un trabajo digno, si bien la investigación que lleva a cabo se nos antoja torpe y poco ingeniosa; mientras Kelly McGillis mantiene su expresión y saber estar dentro de una figura completamente perdida. Presente en la Quincena de realizadores de Cannes y en la Sección oficial de Sitges del año 2013.

lunes, 26 de enero de 2015

ÁGIL Y DIVERTIDA ENTREGA DE LOS PREMIOS ASECAN 2O14

La tradicional foto de familia

Como viene siendo habitual, la gala de entrega de premios de la Asociación de Escritores y Escritoras de Cine de Andalucía se caracterizó por su sencillez obligada, su frescura y su buen gusto, resultando ágil y divertida gracias fundamentalmente a la extraordinaria labor desempeñada por quienes la presentaron, el periodista Rafael Pontes y la periodista Marta Jiménez. Primando el ingenio, el buen humor y la espontaneidad, Pontes no dudó en hacer continuas referencias al interés que la gala estaba suscitando en Grecia, donde al mismo tiempo se estaban celebrando unas elecciones que pueden ser el inicio de un necesario cambio en el mapa político de Europa, aprovechando que la entrega de premios se transmitió por internet en tiempo real. Como era de esperar La isla mínima se hizo con un buen puñado de galardones, concretamente los diez a los que aspiraba. Aunque el presidente de la Asociación, Javier Paisano, dejó claro al inicio de la gala que la acumulación de premios en un solo título no empañaba la ciertamente buena cosecha de cine realizado en nuestra comunidad el pasado año, lo cierto es que este tipo de manifestaciones hacen flaco favor a nuestra pequeña industria. La isla mínima ha hecho y seguirá haciendo una buena y muy merecida carrera, por lo que haber repartido los premios hubiese sido una inteligente estrategia de mercado; pero los socios mandan y hay que confiar en el carácter democrático de la votación. Lo cierto es que una película tan estimulante como Carmina y amén, mejor y más significativa que su predecesora, se fue de vacío; parece que la mayoría no ha sabido ver más allá de su superficie.

Gervasio Iglesias y Alberto Rodríguez, en cuclillas segundo
y tercero empezando por la izquierda, en los Premios Asecan
Los auténticos triunfadores de la matiné, Alberto Rodríguez y Gervasio Iglesias, director y productor respectivamente de La isla mínima, manifestaron una vez más su falta de respeto a los premios que se les concede en su tierra y lucieron sus peores galas; nada que ver con los atuendos exhibidos esa misma noche en Madrid con motivo de los Premios Feroz, donde también resultaron vencedores. Se ve que Madrid, la noche y un puñado de críticos de no se sabe dónde en sólo la segunda edición de unos premios descaradamente imitadores de los Globos de Oro, imponen a estos habituales de la movida alternativa de la Alameda que sólo cuando les parece se transforman en dandys. Quizás haya que agradecerles que acudieran a los Asecan, y puede que en los Feroz les obliguen a vestir de gala; pero eso no justifica presentarse en la Sala Chicarreros de esa guisa, sobre todo Iglesias. En el otro extremo la belleza, la elegancia y el saber estar de las tres actrices ganadoras por primera vez ex aequo del premio a la mejor interpretación femenina, Cuca Escribano por Los tontos y los estúpidos, Virginia de Morata por 321 días en Michigan e Ingrid García Jonsson por Hermosa juventud, que además celebraron el premio con gran entusiasmo y con generosos gestos de agradecimiento a los compañeros y compañeras de profesión. También Juan Diego, vencedor en el apartado de mejor actor por Anochece en la India, estuvo acertado con un discurso amenazante, casi de ajuste de cuentas, con esos políticos que se han permitido anestesiar y amputar la cultura, a pesar de que estuvo visiblemente desmejorado, entre otras cosas por una gripe aún no superada.

Las siete diferencias: También en cuclillas e igual posición,
luciendo estilismo en los Feroz esa misma noche
Rodríguez además se permitió el lujo de meter prisa a la ceremonia para no perder el ave que le había de llevar a él y a su equipo a Madrid, por lo que en su tramo final la gala se desmadró un poco, perjudicando incluso la aparición de Ana Fernández. De cualquier modo hubo abundancia de buenos momentos, algunos muy divertidos, otros entrañables, como el emotivo y emocionado agradecimiento del joven Pepe Domínguez del Olmo, director artístico de la película estrella. Se echó en falta el habitual recordatorio de nominaciones, toda vez que los resultados no eran del dominio público. Pero en general primó la agilidad y el buen gusto, con intervenciones humorísticas de Leonor Lavado imitando entre otras a la presidenta de la Junta, justo también en una jornada muy particular para ella y su ambicioso futuro. Aplausos y felicitaciones en general para Javier Paisano, presidente, Juan Antonio Bermúdez, vicepresidente, y todo su equipo de organización, porque se están superando cada vez más logrando un trabajo impecable hecho con cariño y mucha convicción.

Enlaces al palmarés, las nominaciones y artículos relacionados en este blog.

INTO THE WOODS La comedia musical de una noche de verano

USA 2014 125 min.
Dirección Rob Marshall Guión James Lapine, según su propio libreto para el musical de Stephen Sondheim Fotografía Dion Beebe Música Stephen Sondheim Intérpretes Meryl Streep, Anna Kendrick, Emily Blunt, James Corden, Lilla Crawford, Daniel Huttlestone, Chris Pine, Johnny Depp, Christine Baranski, Tammy Blanchard, Lucy Punch, Tracey Ullman, Simon Russell Beale, Joanna Riding, Billy Magnussen, Mackenzie Mauzy, Annette Crosbie, Richard Glover, Frances de la Tour
Estreno en Estados Unidos 25 diciembre 2014; en España  23 enero 2015

Disney ha lanzado a Broadway algunos de sus productos estrella, pero nunca antes había hecho lo contrario, importar a su medio natural, el cine, una producción musical del mítico distrito teatral neoyorquino. No extraña que el paso lo hayan dado precisamente con una obra en la que se dan cita algunos de los iconos infantiles más explotados por la productora americana, como son Cenicienta, Caperucita, Rapunzel y Jack y sus alubias mágicas. Stephen Sondheim, autor también de Golfus de Roma, Pequeña música nocturna, Sweeney Todd y la letra de West Side Story, todas ellas llevadas al cine, estrenó Into the Woods en 1987 con un ingenioso libreto de James Lapine, autor también del guión de esta película, que convierte los bosques encantados de los cuentos de los hermanos Grimm en un escenario de enredos amorosos al más puro estilo de Shakespeare y su Sueño de una noche de verano. Rob Marshall, al que tras haberse encargado de los rodajes de Chicago, Nine y un Annie para la televisión podríamos considerar el único director actual especializado en cine musical, como antes lo eran un George Sidney, un Vincente Minnelli o un Stanley Donen, dirige con convicción y algo más que corrección esta comedia de fantasía en la que brilla la música, más cerca de la opereta y condicionada a la música instrumental orquestada por Jonathan Tunick, como siempre en Sondheim, y a un reparto coral multiestelar. Todos y todas cantan, aunque con ayuda de la mesa de mezclas, y prestan sus privilegiados físicos para hacer de éste un entretenimiento de primer orden. Poco podemos saber si se acomoda mucho o poco al original escénico, salvo nuestros críticos catalanes, que habrán tenido oportunidad de ver este musical programado en Barcelona, donde Sondheim es prácticamente un ídolo. Nosotros nos conformamos con disfrutarla en una gran pantalla y con un sonido envolvente beneficiado, como siempre en el cine, de unas orquestaciones suntuosas y una interpretación eminentemente sinfónica. Meryl Streep sobreactúa pero nos encanta, Anna Kendrick se adapta como un zapato a su papel de intrépida Cenicienta, Chris Pine aporta masculinidad ciertamente machista y Emily Blunt está espléndida y muy divertida en su papel de panadera, así como Lilla Crawford como glotona Caperucita; lástima que el personaje de Blunt sea castigado por un desliz moral, tan propio de la ética americana y muy especial la disneyiana. Hay magia y una muy esmerada puesta en escena, tanto en vestuario como en decorados, iluminación y dirección de fotografía, todo lo cual contribuye a un espectáculo tan amable como indiscutiblemente disfrutable.

AUTÓMATA Spaghetti western con androides inteligentes

España-Bulgaria 2014 110 min.
Dirección Gabe Ibáñez Guión Gabe Ibáñez, Igor Legarreta y Javier Sánchez Donate Fotografía Alejandro Martínez Música Zacarías M. de la Riva Intérpretes Antonio Banderas, Dylan McDermott, Melanie Griffith, Birgitte Hjort Sørensen, Robert Forster, Tim McInnerny, Andy Nyman, David Ryall, Andrew Tiernan y la voz en versión original de Javier Bardem Estreno en el Festival de San Sebastián 20 septiembre 2014; en salas comerciales de España 23 enero 2015

Una parte considerable de la crítica alabó el anterior largometraje de Gabe Ibáñez, Hierro, rodado en 2009 en la isla canaria. Tanto debió llamar la atención también de Antonio Banderas que ha decidido embarcarse en la producción de este film que se inscribe en el género de ciencia-ficción apocalíptico que tanto se lleva actualmente. La empresa le ha salido regular, pues en este país en el que tanto exigimos a lo nuestro y tan poco a lo que llega del otro lado del Atlántico, esa misma crítica se le ha echado encima. Que si es deudora de Blade Runner, que si es aburrida… Sólo el tiempo, como siempre, decidirá si merece más o menos la pena esta aportación a los universos generados por Philip Dick e Issac Asimov, en la que en un futuro próximo la humanidad habrá de convivir con robots dotados de inteligencia artificial, e incluso competir con ellos. Cierto que la cinta no disimula nada su inspiración en la puesta en escena del clásico de Ridley Scott, por cierto un fracaso absoluto de crítica y taquilla en su momento. Neones, pantallas virtuales y hasta lluvia nocturna forman parte de la iconografía de esta ambiciosa producción cuyos aseados efectos visuales corren a cargo del departamento de producción búlgaro. Banderas da vida a un agente de seguros con pinta de duro a lo Bruce Willis, que se ve envuelto en una suerte de revuelta de estos robots, incapaces de generar violencia en contra de sus creadores los hombres, pero resueltos a regenerarse y reproducirse con fines de expansión y reafirmación. El ritmo es premioso como en aquellos spaghetti westerns de Sergio Leone con los que guarda cierta similitud, pero no decae, mientras sus ínfulas seudofilosóficas acerca del origen de la humanidad y el futuro de la robótica no dejan de tener su acierto e interés. A destacar la coincidencia en el reparto del actor malagueño con su entonces todavía esposa Melanie Griffith, desfigurada de tanta absurda operación. Lo que no se comprende es que sus efectos visuales no hayan sido nominados a los Goyas, donde compiten en esa categoría cintas con mucho menor valor en ese apartado, como El niño o La isla mínima, mientras no se entiende lo de Mortadelo y Filemón, todo en ella puro efecto visual en su condición de cinta animada. Sí la han nominado en los apartados de fotografía, vestuario, sonido y diseño de producción.

sábado, 24 de enero de 2015

NO LLORES, VUELA Dolor y sufrimiento plasmados sin emoción ni convencimiento

Título original: Aloft
España-Canadá-Francia 2014 112 min.
Guión y dirección Claudia Llosa Fotografía Nicolas Bolduc Música Michael Brook Intérpretes Jennifer Connelly, Cillian Murphy, Mélanie Laurent, William Shimell, Zen McGrath, Winta McGrath, Oona Chaplin, Peter McRobbie, Ian Tracey
Estreno en el Festival de Berlín 12 febrero 2014 en Albania y Serbia 25 septiembre 2014; en España 23 enero 2015

Claudia Llosa se procuró una carrera de éxito con Madeinusa y especialmente La teta asustada, Oso de Oro en Berlín y nominación al Oscar a la mejor película de habla no inglesa de 2009. Su primera incursión internacional la hace de la mano de productores españoles y nuestra televisión nacional; el resultado es un melodrama flojo y fallido sobre el dolor y el sufrimiento de una madre y su hijo rebelde e inconformista; algo así como lo que propone Babadook, también en cartel, pero sin parapetarse en un género tan sólido como el terror sino adscribiéndose al melodrama puro y duro. La vena latinoamericana, con ese realismo mágico agotador que tanto fascina al cine de ese continente, se refleja aquí en el mundo de los curanderos y sanadores, siendo la visita a uno de ellos, interpretado por William Shimell, al que recordamos por dar la réplica a una estupenda Juliette Binoche en Copia certificada de Abbas Kiarostami, el detonante de la tragedia que se cierne sobre una mujer y sus dos hijos menores. El distanciamiento entre la mujer, a su vez reconvertida en sanadora, y uno de sus hijos a lo largo de más de veinte años, provocará la intercesión de una periodista, Mélanie Laurent (El concierto, Enemy), con consecuencias previsibles y francamente nada interesantes. Arranca bien pero va poco a poco difuminándose y perdiendo fuelle hasta desembocar en un final lamentable en el que para colmo Jennifer Connelly aparece innecesariamente bajo capas de maquillaje y polvos de talco para justificar una edad que no necesita tener y que malogra aún más este pretencioso y desesperante tostón. Como curiosidad, la hija de Geraldine Chaplin interpreta a la esposa de Cillian Murphy. Biznaga de Plata a la mejor fotografía en el Festival de Málaga, y proyectándose en la edición de este año de Sundance.

CAMINO A LA ESCUELA Decepcionante ensayo sobre el derecho a la educación

Título original: Sur le chemin de l'école
Francia-China-Sudáfrica-Brasil-Colombia 2013 77 min.
Dirección Pascal Plisson Guión Marie-Claire Javoy y Pascal Plisson Fotografía Pascal Plisson y Simon Watel Música Laurent Ferlet Intérpretes Jackson y Salome Saikong, Samuel, Gabriel y Emmanuel J. Esther, Zahira Badi, Noura Azaggagh, Zineb Elkabli, Carlito y Micaela Janez Estreno en el Festival de los Campos Elíseos 12 junio 2014; en Francia 25 septiembre 2014; en España 23 enero 2015

Sorprende que esta película ganara el premio al mejor documental en la pasada edición de los César, pues ni es realmente un documental ni merece reconocimiento alguno. Con una línea de partida bastante prometedora, la enorme distancia que sus cuatro grupos de niños protagonistas tienen que recorrer para llegar a la escuela en cuatro puntos distintos del planeta, generalmente poco favorecidos económica y socialmente, la cinta se pierde en sus propósitos y apenas logra transmitir lo que promete. Acomodados en nuestro mundo civilizado, en el que casi todo se nos pone al alcance de la mano, escandaliza que se desaprovechen tantas oportunidades. Resulta alarmante que la educación atraviese tantos problemas y obstáculos y que el índice de alfabetización no se corresponda plenamente con las posibilidades que nuestros gobiernos ponen a nuestro alcance. Por eso es importante fijarse en estos niños que viven en un entorno hostil, sin apenas recursos, pongan tanto empeño diario en llegar al lugar en el que depositan sus esperanzas de futuro, la escuela, la cultura y la educación, cuestiones todas ellas prioritarias para alcanzar la plenitud en nuestra corta estancia en la vida, entenderla mejor y disfrutarla más. Por eso a priori esta película se erigía en estímulo perfecto para impulsar incluso excursiones de colegios y demás instituciones académicas al cine. Sin embargo Pascal Plisson se ha conformado con una película bonita, de colores cálidos, niños amables y música étnica y celestial, sin profundizar en la materia, sin transmitir esa pasión por el saber, por cultivarse y aprender. No se trata de llegar a los niveles de intelectualidad de la estupenda cinta iraní del 2007 Buda explotó por vergüenza, sobre la perseverancia de una niña por asistir al colegio a pesar de las trabas que se ponían en su camino, pues en este caso no se trata de denunciar sino de motivar a nuestros y nuestras estudiantes. Pero de ahí a la escasa entidad de este pastelito, cuyo doblaje al castellano aún potencia más su carácter edulcorado – no es de extrañar que en algunos países la distribuya Disney – va un abismo. Lástima de oportunidad perdida, mal rodada, sin naturalidad merced a un guión preestablecido que le resta credibilidad como documental, e incapaz de traducir en imágenes la inquietud que prometía sobre el papel.

'71 Caza al soldado

Reino Unido 2014 99 min.
Dirección Yann Demange Guión Gregory Burke Fotografía Anthony Radcliffe Música David Holmes Intérpretes Jack O'Connell, Paul Anderson, Richard Dormer, Sam Reid, Sean Harris, Charlie Murphy, Sean Bannon Estreno en el Festival de Berlín 7 febrero 2014; en Reino Unido 10 octubre 2014; en España 23 enero 2015

1971 fue un año especialmente crudo para el conflicto entre católicos y protestantes en el Norte de Irlanda. Los enfrentamientos entre el IRA, sus dirigentes entre sí, y la policía británica se recrudecieron especialmente al inicio de aquella década, con episodios tan dramáticos como el asesinato de tres jóvenes soldados escoceses, dos de los cuales eran hermanos. La película con la que debuta en el cine Yann Demange, curtido como tantos otros compañeros de generación en la televisión, se centra en una de tantas revueltas callejeras acaecidas en ese dramático año. A mantener el orden en las calles de Belfast acude un batallón británico. Al desafío ciudadano, magníficamente recreado, con tal virulencia que casi parece nos sumerjamos en él, le sucede un cruento atentado a sangre fría y la posterior caza del compañero del asesinado, un Jack O'Connell que al paso que va podemos decir que nació para sufrir, pues todavía podemos verlo pasando lo suyo en un campo de concentración japonés en Invencible. Demange demustra dominar el ritmo y la tensión con esta vorágine de persecuciones sin aliento, con episodios encadenados que apenas dan tregua al espectador. Lástima que en el plano dramático los roles queden definidos siguiendo patrones arquetípicos, especialmente a la hora de señalar culpables y malignos, o subrayar fanatismos y fobias con símbolos tan evidentes como por ejemplo una estatua de virgen iluminada con velas en la calle, o los continuos tropiezos con carritos de inocentes bebés de futuro incierto. Por otro lado la sucesión de situaciones de peligro se resuelven más a golpe de guión que de auténtico ingenio, aunque el conjunto consigue lo que se propone, un ejercicio de descarga adrenalítica que le ha valido a su realizador una nominación al Bafta a la mejor película británica del año, así como premio a la mejor película en el Festival de Atenas.