domingo, 1 de marzo de 2015

AMAZONAS, EL CAMINO DE LA COCAÍNA No es la ruta de la seda

España 2015 100 min.
Dirección David Beriain Guión Fernando Ureña Fotografía Sergio Caro Documental
Estreno 27 febrero 2015

Con un solo trabajo a sus espaldas, otro documental pero cortometraje centrado en la pesca del percebe, el presuntamente intrépido David Beriain se adentra en las profundidades de la selva amazónica, desde Perú a Brasil pasando por Bolivia, para desentrañar el proceso de cultivo, producción, transporte y distribución de la cocaína. El film está realizado con evidente sentido de la espectacularidad, en el buen sentido gracias a tomas y panorámicas fotográficas complejas y peligrosas, en el malo a causa de un uso de la banda sonora molesta a fuerza de efectos sonoros impactantes y música también efectista (muchas tuberías chirriando) casi permanente, que en el caso de la única copia exhibida en la provincia (y en un único pase diario a pesar de estar coproducida por una compañía sevillana, La Claqueta) se hace aún más insoportable debido a una pésima mezcla del sonido. En el apartado meramente dramático e ilustrativo no aporta nada que no se supiera antes, mientras las preguntas formuladas llevan ya la respuesta incluida por evidentes y previsibles; mientras el elenco de personajes entrevistados, desde campesinos a sicarios, procurando mantener ese presunto anonimato del rostro tapado y la voz alterada que parece ya no permita identificación alguna, hace pensar que o bien se les ha pagado muy bien o hay más ficción que realidad en este viaje por el Amazonas, que deja bien claro que no es precisamente la ruta de la seda; el peligro acecha y las consecuencias, ya lo sabemos, son letales.

EX MACHINA La huella de Prometeo

Reino Unido 2015 107 min.
Guión y dirección Alex Garland Fotografía Rob Hardy Música Ben Salisbury y Geoff Barrow Intérpretes Domhnall Gleeson, Alicia Vikander, Oscar Isaac, Sonoya Mizuno, Corey Johnson Estreno en Reino Unido 21 enero 2015; en España 27 febrero 2015

Cuatro personajes encerrados en un único escenario, un búnker de diseño propiedad del multimillonario presidente de un portal de internet y de una empresa dedicada a la ingeniería robótica, filosofan sobre la vida y la muerte, la creación y la dependencia. Los ecos de La huella de Mankiewicz, con sus juegos e intrigas entre el ingeniero y su empleado, a quienes se une una hermosa androide con poderosa inteligencia artificial, se mezclan con el mito de Prometeo, desde largo ilustrado a través de la literatura, con Frankenstein a la cabeza, y otras artes. Con esta mezcla, signo de estos tiempos en los que poco se inventa y todo se recicla, debuta en la dirección el británico Alex Garland, curtido en la escritura cinematográfica a través del cine de Danny Boyle, desde su novela La playa a los guiones de Sunshine y 28 días después, además de ser también el responsable de los libretos de Nunca me abandones y Dredd. El test de Turing, no se sabe bien si con carácter oportunista o por simple casualidad al coincidir en cartelera con Descifrando Enigma, sirve de mcguffin en esta historia que combina robótica con romanticismo y deseo carnal. Lástima que el ritmo narrativo sea irregular, los giros argumentales previsibles y algunas líneas de diálogo directamente ridículas, acumulando irritantemente sentencias. No se entiende tampoco muy bien la necesidad de que Oscar Isaac (Ágora, A propósito de Llewyn Davis, Las dos caras de enero) se someta a tal transformación física, en plan hipster cachas tipo duro. Sus intenciones apuntan alto y acaban resultando pretenciosas, a pesar de que el material daba para mucho y que su dirección escénica y los imprescindibles efectos visuales son impecables. El trío protagonista, a quienes se unen una enigmática oriental que no articula palabra y tan solo ofrece sumisión, lo completan Domhnall Gleeson (Frank, Invencible y el próximo episodio de Star Wars) y Alicia Vikander, angelical y algo empalagosa criatura a quien descubrimos hace un par de años en la producción de época danesa Un asunto real. Este es el tipo de producciones que o se olvidan o con el tiempo se convierten en obra de culto.

sábado, 28 de febrero de 2015

OBS: ESCAPARATE DE MÚSICA DE CÁMARA BARROCA ESPAÑOLA

Temporada 2014/2015 de la Orquesta Barroca de Sevilla. Solistas de la OBS.
Programa: La Sonata en el S. XVIII español (Triosonatas nº 2 y 3 de Joan Baptista y José Pla; Sonata VI de Francisco Manalt; Sinfonia a due violoncelli de Giacomo Facco; Sonata de flauta travesera y baxo de Manuel Cavazza).
Sala Joaquín Turina, viernes 27 febrero 2015

Ventura Rico, Mercedes Ruiz, Alejandro Casal, Alexis Aguado
y Guillermo Peñalver en el Gran Teatro de Falla de Cádiz
Una de la facetas más interesantes de la Orquesta Barroca de Sevilla y que seguramente le reportó muchas papeletas para lograr ese merecido Premio Nacional de Música, es su labor de recuperación del patrimonio musical español del período, que al margen de Boccherini y Scarlatti, italianos afincados en Madrid, apenas ha tenido relevancia ni divulgación. Con un programa casi idéntico al presentado el pasado noviembre en el Festival de Música Española de Cádiz, los solistas de la orquesta repasaron, una vez más brevemente, el trabajo de algunos destacados compositores de la época, con resultados discretos tanto en la calidad de las piezas como en su ejecución.

Los hermanos Pla fueron autores de más de treinta sonatas para trío de violín y dos flautas, de las cuales las seis publicadas en Londres son quizás las más importantes. De ellas el conjunto ofreció dos que evidenciaron su carácter amable y juguetón, si bien la nº 2 lució destemplada y parsimoniosa, por momentos desafinada, con falta de claridad y diálogo entre un violín abigarrado y un violonchelo desentonado. Inconvenientes que se esfumaron al final del concierto con el Triosonata nº 3, mejor conjugado y con mayores dosis de lirismo por parte de Alexis Aguado, que por fin encontró el tono justo y equilibrado. Un toque que le faltó en la muy interesante Sonata VI del compositor de la Corte de Fernando VI Francisco Manalt, cuyo único legado para el violín se encuentra archivado en la Biblioteca Nacional; su ánimo doliente y apesadumbrado encontró sólo un reflejo parcial más en la parte del chelo que en el violín, que aún no había encontrado la dosis de lirismo necesaria.

Del compositor italiano afincado en la Corte de Felipe V, Giacomo Facco, se ofreció una pieza para dos violonchelos reducidos a un solo de Mercedes Ruiz apoyado en el bajo de Ventura Rico, donde por fin comulgamos con el prodigioso fraseo de la intérprete. De la misma forma que Guillermo Peñalver salvó con holgura la dificilísima pieza concebida por Manuel Cavazza para examen de aspirantes a la Real Capilla, aunque puntualmente tropezara con algunos inconvenientes de fiato y cambio de registro, su aportación a las piezas de los Pla se saldó con agilidad y generosa amabilidad. Alejandro Casal al clave mantuvo en todo momento el tono justo y digno.

Artículo publicado en El Correo de Andalucía

ESTRENO EN SALAS COMERCIALES DE FUERZA MAYOR (TURIST) Y EL PAÍS DE LAS MARAVILLAS

Fuerza Mayor (Turist)
Estreno en el Festival de Cannes 18 mayo 2014; en Suecia 15 agosto 2014; en España 27 febrero 2015

El país de las maravillas (Le meraviglie)
Estreno en el Festival de Cannes 18 mayo 2014; en Italia 22 mayo 2014; en España 27 febrero 2015

SAMBA Melodrama social "desafinado"

Francia 2014 115 min.
Guión y dirección Olivier Nakache y Eric Toledano, según la novela de Delphine Coulin Fotografía Stéphane Fontaine Música Ludovico Einaudi Intérpretes Omar Sy, Charlotte Gainsbourg, Tahar Rahim, Izia Higelin, Youngar Fall, Issaka Sawadogo, Liya Kebede, Yilin Yang, Jules Abel Logel Estreno en Francia 15 octubre 2014; en España 27 febrero 2015

Nakache y Toledano apuestan su mejor baza en el hecho de que su anterior película, Intocable, fuera un incontestable éxito de taquilla a nivel mundial. Al igual que aquélla los realizadores franceses ilustran un mensaje de buena voluntad y mejoría de la condición humana, pero por el contrario ahora se decantan por el melodrama, con puntuales ráfagas de comedia que no le hacen perder su vocación dramática. El resultado es un híbrido que no encuentra el tono justo, se muestra desafinado sea por la falta de química entre los protagonistas, cuya historia de amor no acaba de cuajar ni convencer, o por una narración que apenas avanza a trompicones, sin un objetivo fijo y atractivo. Las desventuras de Samba, un senegalés perdido durante diez años en la urbe parisina en busca de trabajo y estabilidad para realizar su sueño, y que choca continuamente con obstáculos nunca del todo definidos, entre la mala suerte, la falta de papeles, las compañías complicadas o una atosigadora pero torpe policía, no logra emocionar ni implicar al espectador, llegándose a antojar incluso aburrida en algunos de sus tramos. Omar Sy cambia su registro con respecto a su personaje carismático, decidido y simpaticón de Intocable para mostrarse ahora indeciso, blandengue y, como el resto de la producción, soso. Su intención de emular el cine de Ken Loach, con referecias incluidas a alguna de sus películas, como En un mundo libre, no llega a cristalizar. Sus giros forzados de guión y cierta falta de sinceridad en un conjunto diseñado para complacer terminan por hacer naufragar la empresa, a pesar de algún destello marginal de gracia, como por ejemplo en la fiesta del centro social animada con una buena selección de canciones que van de Bob Marley a Stevie Wonder y Syreeta, pasando por Jorge Ben y The Brothers Johnson. Clausuró el pasado Festival de San Sebastián y obtuvo una nominación al César a la mejor actriz secundaria para Izia Higelin, que interpreta a un típica y tópica joven trabajadora social, guapa y desaliñada como apuntan los cánones.

jueves, 26 de febrero de 2015

NUEVO ENSEMBLE CONTEMPORÁNEO: DISCURSOS SOBRE PINTURA, FAMILIA Y POESÍA

Ciclo de Música(s) Contemporánea(s). Nuevo Ensemble Contemporáneo. Juan Luis Pérez, director. Programa: Freundschaft, de Rafael Soto; Versos y ecos sonoros para conciencias dormidas, de Rafael Cañete; Cacho-I de Veras-Solo, Items 1 y 2 y Música para “Cave paintings of our time”, de Jesús Sancho. Teatro Central, miércoles 25 de enero de 2015

Rafael Cañete
Al margen de puntuales incursiones en sus conciertos de cámara, hacía tiempo que no escuchábamos música de hoy en los atriles de la Sinfónica, y mucho más en calidad de estreno. El concierto con el que un nutrido grupo de sus miembros inauguró al ciclo de música contemporánea de este año, rebautizado para dar cabida a propuestas más plurales, sirvió para quitar esa espinita al conjunto hispalense con el estreno absoluto de tres autores andaluces, uno de ellos estrechamente vinculado a los intérpretes, como es el caso de Jesús Sancho, violinista de la formación desde su fundación.

Confieso que acudí a la cita con prejuicios, esperando encontrarme con obras complacientes, amables y alejadas de la experimentación. Pero no fue así, y aunque tampoco podemos afirmar que rompieran moldes, lo cierto es que sus propuestas encajaron en lo que se espera de una estética canónicamente contemporánea, incluso con tímidas dosis de audacia. Freundschaft de Rafael Soto articula sus líneas en torno a un lenguaje atonal previsible y transitado, destacando en su capacidad para envolver gracias a una muy cuidada orquestación que los maestros y maestras del conjunto mimaron al detalle. Rafael Cañete por su parte presentó una obra ecléctica y convencional, vehículo para exhibir la indignación social de la actualidad a través de acordes rabiosos a fuerza de staccati, trémolos y glissandi, sobre poemas impecablemente recitados por Fernando Massía. El funky hizo también aparición hasta derivar en la joven Marta Fernández rapeando sobre un ministro de cultura que no se sabe de qué se ríe.

Jesús Sancho
Muy interesantes resultaron las obras de Sancho, que aunque frecuentemente instaladas en la tonalidad, deja espacio también para elocuentes sugerencias que parten de la pintura del artista murciano José Luis Cacho, ilustrada con un solo de flauta de Juan Ronda de estética debussyana, o de Fernando Velázquez, que comparte nombre con el autor de bandas sonoras pero se trata del hermano del propio Sancho, artista sevillano reconocido en Inglaterra, donde reside. Dirigidos por Juan Luis Pérez, el conjunto dosificó perfectamente los planos sonoros y diálogos propuestos por su compañero, mientras la combinación con efectos electrónicos diseñados por Benjamín Sancho Talbot, hijo del autor y de la violonchelista de la ROSS Gretchen Talbot, contribuyó a crear una atmósfera inquietante. Lo mejor no obstante fueron los breves tríos Items 1 y 2, construidos con elegancia y sobriedad sobre un elocuente y fluido diálogo entre el violín de Ute Kerner, el violonchelo de Juan Diego Sánchez Mingorance y el clarinete de Piotr Szymyslik, quien tuvo un pequeño despiste que no empañó la esmerada interpretación.

Artículo publicado en El Correo de Andalucía el 27 de febrero de 2015

miércoles, 25 de febrero de 2015

EL LIBRO DE LA VIDA Tradición coloreada con pinceles modernos

Título original: The Book of Life
USA 2014 95 min.
Dirección Jorge R. Gutiérrez Guión Jorge R. Gutiérrez y Douglas Langdale Música Gustavo Santaolalla Voces (en versión original) Diego Luna, Zoe Saldana, Channing Tatum, Kate del Castillo, Ana de la Reguera, Christina Applegate, Ice Cube, Ron Perlman, Cheech Marin, Plácido Domingo, Héctor Elizondo, Danny Trejo
Estreno en Estados Unidos 17 octubre 2014; en España 20 febrero 2015

Producida por Guillermo del Toro, la película del debutante también mexicano Jorge R. Gutiérrez es una fiesta reivindicativa del folclore más genuino, típico y colorista del país de Pancho Villa, como lo fue en su día hace setenta años la producción Disney Los tres caballeros. Pero si allí el pretexto era reforzar las alianzas entre los dos hemisferios del continente americano en plena crisis mundial causada por la Segunda Guerra Mundial, ahora se trata sólo de evidenciar la riqueza cultural e iconoclasta de ese país, sacudido por la violencia y la corrupción política y económica, pero cada vez más presente en el cine mundial y en su meca, Hollywood. Tan deudora de la iconografía del grabador y caricaturista José Guadalupe Posada, la pintura naif y colorista de Frida Kahlo y la literatura de Juan Rulfo, como del estilo visual y la imaginación de Tim Burton, El libro de la vida nos abre a través de un cuento infantil tan atractivo para los niños como para los adultos, la tradición del Día de los Muertos y sus mundos de fantasía, el de los olvidados y el de los recordados, algo así como el infierno y el cielo de la tradición católica pero con connotaciones fiesteras mucho más divertidas, desenfadadas, mágicas y estimulantes. Siguiendo patrones muy reconocibles para la cultura española, como ese personaje femenino inspirado en Penélope Cruz, o el abuelo difunto por cuyas dotes canoras corre la sangre de Plácido Domingo, relata una típica historia de amor a tres bandas, con un aspirante a torero que en realidad quiere ser cantante y un presunto héroe militar luchando por el amor de una mujer de armas tomar, tanto o más resuelta que sus pretendientes, aunque en definitiva ande buscando una vez más su príncipe azul. Por el camino referencias al mito de Orfeo y la mitología particular del país a través de las figuras de La Catrina y Xibalba. Todo un festín para los sentidos, un curioso discurso antitaurino y una enérgica y vitalista narrativa que se completa con una impecable banda sonora de Gustavo Santaolalla en la que combina sabiamente sinfonismo, folclore mariachi y pop country americano. Su realizador pretende que se convierta en trilogía, tomando como eje central de cada una de sus partes uno de los tres vértices del triángulo romántico, habiendo empezado por Manolo, el antitorero cantante. Obtuvo una nominación al Globo de Oro en el apartado de mejor película de animación, que no se repitió en los Oscar aunque debiera.