sábado, 27 de mayo de 2017

EL MAESTRO JUAN RODRÍGUEZ ROMERO, LA CONJUNTA Y COROS LOCALES: EL AMOR QUE TODO LO PUEDE

VI temporada, concierto III de la Orquesta Sinfónica Conjunta Universidad de Sevilla-CSM Manuel Castillo. Rosa de Alba, soprano. Mª Ángeles Ocaña, contralto. Vicente Bujalance, tenor. Javier Cuevas, bajo. Coro Manuel de Falla, Coro de Cámara Manuel Castillo, Coro Ateneo de Sevilla, Escolanía Regina Coeli de Dos Hermanas. Juan Rodríguez Romero, director. Programa: Concierto para piano de Juan Rodríguez Romero; Missa in Angustiis (Misa Nelson), de Haydn. Auditorio de la ETS de Ingeniería, viernes 26 de mayo de 2017

Juan Rodríguez Romero
El maestro y catedrático Juan Rodríguez Romero, pilar fundamental de la vida musical de nuestra ciudad en las últimas cinco décadas, disfrutó el pasado viernes de un emotivo y emocionante homenaje por parte de compañeros y alumnado, convirtiéndose en batuta y autor del último programa de temporada de la Conjunta. Mientras la dirigiera Juan García, sobrino del homenajeado, cabía la posibilidad de no calibrar de quién era más el mérito de conseguir que una orquesta en prácticas sonara tan satisfactoriamente, si de los y las jóvenes integrantes o del propio director, que siempre le ha insuflado fuerza, brillo y energía. Una vez la batuta cambia de manos y comprobamos que esas cualidades siguen intactas, comprendemos que el esfuerzo de esta joven plantilla ha dado sus frutos de forma casi milagrosa.

Con el veterano director y compositor visiblemente emocionado, bromista y juvenil, su primera satisfacción fue dirigir su propio Concierto para piano de 1974, una obra ecléctica e irregular que coquetea con las formas musicales del siglo XX en un primer movimiento disperso pero con hallazgos interesantes. Apuesta por una atmósfera siniestra e intrigante en su molto lento central, y se arroja en brazos del post romanticismo en el impactante movimiento final, atendiendo siempre a formas y modelos clásicos. Óscar Martín cumplió su parte ofreciendo en sus intervenciones un manifiesto y admirable arrojo y empuje, con puntual y expresiva agresividad y un tono generalmente rapsódico, mientras cuerda y percusión acertaron hasta ofrecer el mejor de los tributos a su autor.

La también catedrática Rosa de Alba
Una página tan intensa y compleja como la Misa Nelson de Haydn, su obra más grandiosa con perdón de La Creación, y cumbre de su composición litúrgica, abordada por una orquesta de estudiantes y un coro aficionado de más de cien voces, hacía presagiar el desastre. Sin embargo ofrecieron una versión plenamente disfrutable sin que por ello tengamos que obviar imprecisiones y algún dislate. Emociona comprobar que cuando las cosas se hacen con amor y entusiasmo, tienden a salir bien. Tanta gente apasionada de la música obró el milagro y Rodríguez Romero deslumbró haciendo alarde de alegría y elegancia clásica, una vibrante y tormentosa ejecución de las cuerdas, magníficos redobles de timbal y penetrantes toques de trompeta. Salvo en Et resurrexit, donde hizo aparición la previsible confusión, el coro respondió en el resto de forma encomiable, con texturas palpables y matizadas, y sin estridencias. Entre los solistas fue la soprano Rosa de Alba quien con talento y responsabilidad logró los mejores resultados, a pesar de la extrema complejidad de su parte, con agudos refulgentes y holgada capacidad para modular. Menos seguro y muy avibratado sonó Javier Cuevas en el Miserere nobis, mientras en números de conjunto como el Benedictus, el cuarteto exhibió respeto y armonía. El carácter emotivo de la noche se perpetuó con la promoción por el homenajeado de su Sanlúcar natal y el canto del cumpleaños feliz a su hija de sólo nueve años. Da gusto comprobar hasta dónde ha llegado la afición sevillana por la música, que el amor hace imparable.

Artículo publicado en El Correo de Andalucía

viernes, 26 de mayo de 2017

PIRATAS DEL MAR CARIBE: LA VENGANZA DE SALAZAR Un feliz reencuentro

Título original: Pirates of the Caribbean: Dead Men Tell No Tales
USA 2017 129 min.
Dirección Joachim Rønning y Espen Sandberg Guión Jeff Nathanson, según los personajes creados por Ted Elliott, Terry Rossio, Stuart Beattie y Jay Wolpert Fotografía Paul Cameron Música Geoff Zanelli Intérpretes Johnny Depp, Javier Bardem, Geoffrey Rush, Brenton Thwaites, Kaya Scodelario, Kevin McNally, David Wenham, Stephen Graham, Adam Brown, Golshifteh Farahani, Orlando Bloom, Keira Knightley, Paul McCartney, Anthony de la Torre Estreno en España 25 mayo 2017; en Estados Unidos 26 mayo 2017

A nadie escapa que lo que Disney pretende alargando la saga que arrancó en uno de sus parques temáticos, sea lo mismo que pretende revisando sus clásicos ahora en imagen real y digital, generar nuevos dividendos e inflar las arcas de sus insaciables ejecutivos. En ese sentido podemos decir que esta quinta parte de las aventuras de Jack Sparrow en aguas caribeñas infectadas de zombis nauseabundos y fantasmas barroquísimos, no aporta nada nuevo, como tampoco lo hacía la anterior ni ninguna de las que siguieron a la sólo parcialmente novedosa primera parte. Pero las cosas se pueden hacer bien o mal, y nos congratulamos al comprobar que al menos en esta saga se se están haciendo bien, digamos con profesionalidad. Para ello se ha contado con una pareja de realizadores noruegos que debutaron precisamente en el cine americano con Bandidas, protagonizada por Penélope Cruz y Salma Hayek hace una década, para luego centrarse en el cine de su país con cintas como Kon-Tiki. Cine espectacular y de aventuras que les ha servido para dar fuerza y brillo a una película de la que no esperábamos nada salvo disfrutar de Bardem en otro registro, bajo kilos de maquillaje e intervenido por multitud de efectos digitales, bajando incluso el nivel de su excelente inglés para parecer más español aún. La sorpresa es que no sea él lo único que merece en una cinta que propone situaciones altamente espectaculares, un ritmo frenético y una agilidad narrativa que hace que sus dos horas largas de duración no cansen. Magnífico diseño de producción, un Johnny Depp algo más comedido y por lo tanto menos cómico, reencuentros que podrán resultar conmovedores para los fans de la saga, y algún cameo difícil de identificar (atención a Paul McCartney), completan una función en lo que lo de menos es su escuálida historia. Sirve además para afianzar la carrera de sus dos nuevas incorporaciones, los jóvenes y guapos Brenton Thwaites (La señal, The Giver, Dioses de Egipto) y Kaya Scodelario (Cumbres borrascosas, El corredor del laberinto) y disfrutar de un impecable acabado formal, en imágenes y sonidoY no se pierdan el nombre del actor que da vida al joven Sparrow, cuyo asombroso parecido potencian los efectos digitales: ¡Anthony de la Torre!

jueves, 25 de mayo de 2017

LA BARROCA CIERRA TEMPORADA CON UNA RAREZA EXUBERANTE, ACI, GALATEA Y POLIFEMO, DE HANDEL

Temporada 2016/2017 de la Orquesta Barroca de Sevilla. Andreas Spering, director. Berit Solset, soprano. Gabriel Díaz, alto. Luigi di Donato, bajo. Programa: Aci, Galatea e Polifemo, se Handel. Teatro Lope de Vega, miércoles 24 de mayo de 2017

Andreas Spering
Circula un video en el que Ruth Rosique interpreta a Acis, el pastor siciliano que se enamora de la ninfa Galatea, provocando así los celos del malvado cíclope Polifemo. Se trata de una versión escenificada por Davide Livermore, que justamente prepara su Bohéme valenciana para los próximos días en el Maestranza, en el que canto y danza conviven en reflejos simétricos, que nos hace preguntarnos por qué la excelente soprano gaditana, tan vinculada a nuestro círculo musical en colaboraciones generalmente anecdóticas, no ha sido considerada para ese papel en la primera interpretación que de la obra de Handel se realiza en nuestra ciudad. Es más, ¿por qué no la hemos visto en papeles de enjundia en nuestras temporadas líricas? Afortunadamente no pasa lo mismo con Gabriel Díaz, estupendo contratenor de Pilas que ya está cosechando notables triunfos en escenarios de todo el Mundo, y que en esta ocasión da vida a Galatea, papel concebido para castrato soprano pero que actualmente se encomienda a contraltos o mezzosopranos dada la tesitura de una voz a la que se le exige un timbre más agudo del que suele acompañar a un contratenor. De ahí que las intervenciones de Díaz, a cuya sedosa y bien proyectada voz, así como buen gusto en las ornamentaciones, nada hay que objetarle, no lograsen el nivel de convicción que el personaje demanda, aunque él salvara con notable las múltiples dificultades que esconde el rol.


Gabriel Díaz
Aci, Galatea e Polifemo es una cantata dramática o serenata que Handel compuso en 1708, durante su etapa italiana, probablemente por encargo de la Duquesa de Sanseverino para engalanar los fastos nupciales de su sobrina en Nápoles. De esa trama basada en los textos del poeta griego Teócrito surgiría diez años después la ópera, ya en inglés, Acis y Galatea, también del autor de El Mesías. El esfuerzo de la Barroca para poner en pie este drama lírico en concierto, contando para ello con la batuta del prestigioso Andreas Spering, de quien ya disfrutamos su Cazador furtivo de Weber hace seis años junto a la ROSS, no se vio rematado por una serie de circunstancias secundarias, como por ejemplo no ofrecer subtítulos que ayudasen a seguir la trama, o situar a los cantantes detrás de la orquesta, práctica últimamente muy extendida, si bien estimamos habrá sido una decisión obligada por las estrecheces del escenario y las particularidades acústicas del Teatro Lope de Vega.


Luigi de Donato
Ya desde la Obertura quedó patente que Spering optaría por tempi rápidos y extremadamente ágiles, como de hecho corroboró el dúo Sorge il dí con el que arranca la función, en detrimento del mayor lirismo y amabilidad que caracterizan páginas como ésta cuando se abordan con tiempos más pausados, aunque ello no nos privara de momentos sublimes en las voces de Galatea y Aci, a los que la orquesta se plegó con dulzura y hasta compasión. La estética refulgente y agresiva de Spering, más exuberante que elegante, pero con mucha energía dramática y un agitado virtuosismo, le vino muy bien a un conjunto que sobresale en estas lides, si bien no podemos pasar por alto que la cuerda aguda sonó a veces estridente, o que las maderas acompañaron torpes e imprecisas en el dificilísimo Fra l’ombre de Polifemo, que Luigi de Donato salvó con holgura, manteniendo su difícil equilibrio y exhibiendo una especial agilidad vocal de amplio rango y registro exigente, lo que provocó naturalmente la ovación del público. El bajo italiano ya arrancó en perfecto estilo, con furia y ferocidad, en Sibiliar l’angui; quizás un poco más de temperamento y carácter grotesco habría redondeado su participación. Por su parte Díaz se lució en arias como la conmovedora Benché tuoni, haciendo gala de una especial calidez, facilidad para articular y brillar en agilidades. Más pequeña resultó la voz de la soprano noruega Berit Solset, que ya tuvimos ocasión de escuchar hace apenas tres meses en este mismo escenario con The King's Consort, pero echó mano de una considerable vena dramática en arias como Qui l’augel da pianta in pianta, y sobre todo la casi susurrada Verso giá l’alma. Todo al servicio de una merecida divulgación de una pieza que merece ser disfrutada con recursos tan dignos como los que ofrecen la Barroca y sus acompañantes.

miércoles, 24 de mayo de 2017

PRESENTACIÓN DEL CD GYPSY INSPIRATION: GITANERÍAS ROMÁNTICAS A CARGO DE VICENT MORELLÓ Y TOMMASO COGATO

Gypsy Inspiration Presentación del disco homónimo por Vicent Morelló, flauta y Tommaso Cogato, piano. Programa: Obras de Emile Pessard, Paul Dukas, Fritz Kreisler, Pablo de Sarasate, Christopher Caliendo, Wilhelm Popp, Moreno Torroba y Béla Bartók. Espacio Turina, martes 23 de mayo de 2017

Con varios meses ya en el mercado, Vicent Morelló presentó el martes en el Espacio Turina su grabación en Super Audio CD Gypsy Inspiration, bajo el sello de Eudora y con distribución internacional de Naxos. Después de haberlo presentado en Navacerrada y Madrid, el flautista de la ROSS ofreció un concierto en compañía de Tommaso Cogato, que sustituyó así a Daniel del Pino, que es quien firma el registro junto a Morelló y que no pudo asistir por motivos de agenda. Se trata de una recopilación de piezas inspiradas directa o indirectamente en la música popular gitana que imperó en Europa a lo largo fundamentalmente del siglo XIX. Una rica sucesión de bellas melodías e imaginativas ornamentaciones que los dos competentes músicos pusieron en pie con evidente riqueza cromática y considerable buen gusto.

A pesar del éxito que orquestas gitanas cosecharon interpretando czardas y verbunkos en aquella época, pocas se preservaron escritas, y sus autores permanecieron anónimos, lo que provocó no pocos problemas a la hora de una posible edición que permitiera su interpretación al alcance de cualquier interesado. Quizás por eso proliferaron los arreglos, adaptaciones o composiciones originales inspiradas en estas piezas del acervo popular, de la mano de famosos como Liszt o Brahms. La selección propuesta por Morelló y Del Pino en el disco, parte del cual sirvió para ilustrar este concierto-presentación, nos llevó de Émile Pessard, maestro de Ibert o Ravel y autor de diversas operetas y misas, a Bartók y sus recopilaciones de cantos y danzas húngaras y rumanas. Las amables y sencillas melodías de Pessard (Andalouse), el mítico violinista Fritz Kreisler (La gitana) o la hermosa Canción gitana rusa del flautista Wilhelm Popp, encontraron en las maneras virtuosas y delicadas de Morelló el instrumento perfecto, mientras Cogato, el gran descubrimiento del pasado año en nuestra ciudad, acompañó elegante al piano, siempre atento a cada matiz y detalle.

Más comprometido expresivamente resultó el conmovedor Pequeño gitano del norteamericano Christopher Caliendo, autor de bandas sonoras de películas de serie B, títulos del cine mudo recuperados o clásicos restaurados como Mayor Dundee, compuesto como homenaje a un pequeño gitano testigo y víctima del genocidio nazi de su pueblo, que Morelló despachó con enorme sensibilidad. También la Dedicatoria de Moreno Torroba se saldó con una interpretación rica en expresividad y sensualidad, mientras la adaptación a flauta de los Aires gitanos de Sarasate sirvió para la habitual y triunfante exhibición de virtuosismo, dada la versatilidad y flexibilidad de Morelló para frasear y articular a discreción. De la misma manera que Alla gitana de Dukas logró eclipsar a la voz humana para la que fue concebida, y que las Danzas húngaras y rumanas seleccionadas por ese gran valedor del folclore del este de Europa que fue Béla Bartók, sirvieron para extraer de los músicos una musculosa y brillante interpretación a partir de su adaptación para flauta y piano por parte de Paul Arma.

lunes, 22 de mayo de 2017

NO SÉ DECIR ADIÓS Decepciones familiares

España 2017 96 min.
Dirección Lino Escalera Guión Lino Escalera y Pablo Remón Fotografía Santiago Racaj Música Pablo Trujillo Intérpretes Nathalie Poza, Juan Diego, Lola Dueñas, Pau Durá, Miki Esparbé, Noa Fontanals, Marc Martínez, Oriol Pla, Greta Fernández, Emilio Palacios Estreno en el Festival de Málaga 20 marzo 2017; en salas comerciales 19 mayo 2017

Otro realizador español debutante; parece que nos pasamos la vida asistiendo a lanzamientos de nuevos directores curtidos en la televisión y el cortometraje, a algunos de los cuales les sirve para atreverse con el formato largometraje acumulando cierta pericia, control y dominio de los medios y recursos. Escalera opta además por fijarse en un drama familiar, que es también muy recurrente. Gente de ciudad que huye de un entorno familiar supuestamente opresor y decididamente provinciano. Barcelona contra Almería, para desarrollar esta eterna lucha entre personas de un mismo núcleo familiar, y el reencuentro aparentemente regenerador y hasta catárquico que provoca el habitual punto de inflexión en forma de desgracia o enfermedad, que para celebrar eventos parece que sólo sirva la comedia. Escalera filma con elegancia, dominando espacios y colores y consiguiendo trasladarnos cierta tensión dramática que hace que asistamos interesados a una historia que, sin embargo, no llega nunca a progresar. Ahí es donde radica el problema de esta cinta galardonada en el Festival de Málaga con cuatro premios, entre ellos el de mejor guión, bien escrito pero mal enfocado. Unas estupendas interpretaciones moldean el resto para que el espectáculo sea mínimamente interesante, pero el personaje central por el que Nathalie Poza fue reconocida como mejor actriz en ese certamen, naufraga estrepitosamente. La eterna mujer desequilibrada, amargada y entregada a una vorágine de drogas, alcohol y sexo, que sin embargo mantiene estoicamente su difícil puesto de trabajo ( ser comercial ha requerido siempre gran dedicación y muchísimo esfuerzo, y más al nivel que lo ejerce la protagonista) y adopta una poco convincente responsabilidad frente a su padre enfermo, al que da vida un Juan Diego más inteligible de lo acostumbrado y premiado como mejor actor de reparto; una entrega y una dedicación que no encaja bien con ese matiz desequilibrado del personaje. Dueñas, que también realiza un buen trabajo, no puede sin embargo quitarse la máscara almodovoriana que hace que cada intervención suya sea un alivio cómico frente al desgarro existencial que parece querernos contar el joven realizador, si es que realmente esta película llega a contar algo consistente. El jurado de Málaga debió pensar que sí, concediéndole también el premio especial.

PERSONAL SHOPPER Asistente de los vivos y los muertos

Reseña de la película, estrenada en el XIII Festival de Cine Europeo de Sevilla el 10 de noviembre de 2016. Estreno en España 19 mayo 2017

domingo, 21 de mayo de 2017

DÉJAME SALIR Decepcionante intento de renovar un género clásico

Título original: Get Out
USA 2017 104 min.
Guión y dirección Jordan Peele Fotografía Toby Oliver Música Michael Abels Intérpretes Daniel Kaluuya, Allison Williams, Catherine Keener, Bradley Whitford, Caleb Landry Jones, LiRel Howery, Marcus Henderson, Betty Gabriel, Lakeith Stanfield, Stephen Root Estreno en el Festival de Sundance 23 enero 2017; en Estados Unidos 24 febrero 2017; en España 19 mayo 2017

Hay actores que después de una exitosa y dilatada carrera se pasan a la dirección o la simultanean, casos de Redford, Newman o Eastwood, y otros que tras probar en la interpretación sin mucha suerte, se pasan a la dirección y cobran notoriedad. Es el caso de Peter Berg (El único superviviente, Día de patriotas) o de Jordan Peele y éste su debut Get Out (Sal, en lugar de su adulterado título español, que parece emular el de aquella famosa película de vampiros sueca que se llamaba Déjame entrar). Quien diera vida a Obama en una serie de televisión pretende dar un giro radical al cine de terror combinándolo con el de denuncia social, mezclando comunidades diabólicas con cierto aire de racismo a la inversa, una especie de perversa admiración hacia otras razas que podría dar verdadero miedo. Esta suerte de retrato de la era Trump post Obama, y experimento que apenas logra convencer, se convierte en un descafeinado cruce entre Los padres de ella y Adivina quién viene esta noche aderezado con La semilla del diablo. Su prometedor arranque se ve pronto traicionado por un tratamiento dramático demasiado convencional, sin suficientes dosis de humor, con situaciones artificiosas que huelen más a impostura que otra cosa, y una resolución que abandona su punto de partida para arrojarse en brazos del disparate y de un absurdo tan poco ingenioso como falto de imaginación. Una pena porque sobre el papel prometía y generaba mucha inquietud. Ni tan siquiera las interpretaciones logran salvar un producto que apenas logra funcionar porque entretiene y permite esperar más, generando una inquietud que no se traduce en efectividad pero casi mantiene la tensión.