sábado, 18 de enero de 2020

JOJO RABBIT Una sucesión algo descontrolada de ocurrencias

USA-Nueva Zelanda-República Checa 2019 108 min.
Guion y dirección Taila Waititi, según la novela “Caging Skies” de Christine Leunens Fotografía Nihai Malaimare jr. Música Michael Giacchino Intérpretes Roman Griffin Davis, Scarlett Johansson, Thomasin McKenzie, Taika Waititi, Sam Rockwell, Rebel Wilson, Alfie Allen, Stephen Merchant, Archie Yates Estreno en el Festival de Toronto 8 septiembre 2019; en Nueva Zelanda 24 octubre 2019; en Estados Unidos 8 noviembre 2019; en España 17 enero 2020

Tiene mérito haberse estrenado hace dos meses y colarse en los Globos de Oro, los Bafta y los Oscars, tras conseguir el Premio del Público en el Festival de Toronto, donde tuvo su puesta de largo hace cuatro. Y sin embargo nosotros no se lo vemos, por muy avalado que esté su director, el neozelandés de nombre maorí Taika Waititi, que hace cinco años logró que su película, dirigida junto a Jemaine Clement, Lo que hacemos en las sombras, se convirtiera en cinta de culto y diera paso incluso a una serie de televisión, además de abrirle las puertas de Hollywood para encargarse de la dirección de la hortera Thor: Ragnarok.

Como un híbrido se nos antoja esta película que combina comedia y drama sin acierto, mal hilvanado y desde luego poco o nada emocionante. Algo de Moonrise Kingdom y el particular, y para muchos irritante, universo de Wes Anderson, un poco de El gran dictador, Ser o no ser y Los productores, aunque sin el talento de Chaplin o Lubitsch ni la gracia y socarronería de Mel Brooks, y otro poquito de El diario de Ana Frank, da como resultado una cinta que entretiene sin trascender ni dejar huella, a pesar de los graves temas que trata y que deberían servir no solo para exorcizar fantasmas del pasado que siempre vuelven a acechar, sino para limpiar conciencias desorientadas en un mundo siempre en peligro de ver cómo sus derechos y libertades sufren recortes y deterioro. Waititi se toma muy a la ligera la fuente original, una novela en la que un niño adoctrinado en las Juventudes Hitlerianas toma conciencia de la barbarie cuando conoce a la niña judía que su madre activista de la liberación alemana refugia en su casa, mientras entabla inconsistentes conversaciones con un amigo imaginario en forma de Hitler al que da vida sin mucha gracia el propio director.

Sin embargo la sensación general es la de acumulación descontrolada de ocurrencias, algunas más graciosas que otras, demasiado complaciente con el enemigo y con una mal planteada atmósfera de ingenuidad en la que solo brillan las intervenciones de los niños Roman Griffin Davis, protagonista de la función, y Archie Yates. Entre las ocurrencias aplaudimos la inclusión en su banda sonora de versiones en alemán de I Wanna Hold Your Hand de The Beatles y Heroes de David Bowie.

viernes, 17 de enero de 2020

DIEMECKE Y GUTIÉRREZ ARENAS, UN GRAN BINOMIO

XXX Temporada de conciertos de la Real Orquesta Sinfónica de Sevilla. Adolfo Gutiérrez Arenas, violonchelo. Enrique Arturo Diemecke, dirección. Programa: Obertura para el Fausto criollo, de Ginastera; Concierto para violonchelo Op. 85, de Elgar; Sinfonía nº 2 Op. 43, de Sibelius. Teatro de la Maestranza, jueves 16 de enero de 2020

A priori era el joven violonchelista Adolfo Gutiérrez Arenas, nacido en Munich de padres españoles, el principal atractivo de este concierto. Pero de alguna manera fue el director mexicano afincado en Buenos Aires Enrique Arturo Diemecke quien nos sorprendió por su soberbia dirección y enorme disciplina e ingenio a la hora de estructurar y dar forma a las piezas programadas, no en vano se trata del actual director general artístico y de producción del Gran Teatro Colón de la capital argentina. Aparte dejamos la conveniencia de titular este programa en torno al V Centenario de la Vuelta al Mundo de Magallanes y Elcano, una ocurrencia del todavía director artístico de la orquesta, John Axelrod, que solo podríamos explicar por la procedencia de cada obra de un país distinto, Argentina, Reino Unido y Finlandia, lo que no es sino habitual en cualquier programa que suba a los atriles.

La batuta de Diemecke se empeñó a fondo con una vistosa y animada pieza de Alberto Ginastera, que sustituía a última hora la Obertura Colombo de Wagner, una ocasión única para descubrir esta página poco transitada del operista alemán. Por su parte el compositor argentino se inspiró en una representación del Fausto de Gounod para su Obertura para el Fausto criollo, imaginando cómo influiría en un campesino que descubriera así la ópera. Se trata de una pieza estructurada en tres partes como manda toda buena obertura, y que en los extremos parece un adelanto del ballet Estancia, su partitura más popular, compuesto antes pero estrenado después. Aquí la orquesta se empleó a tope, sin estridencias ni caos alguno, manteniendo en todo momento la claridad y el color, y con sensacionales prestaciones de los metales y la cuerda.

Un violonchelo en tono elegíaco

Acostumbrados a versiones más contundentes y si se quiere incluso ásperas, a veces hasta agresivas, del Concierto para violonchelo de Edward Elgar, su obra más programada junto a las Variaciones Enigma, pues hasta sus populares marchas de Pompa y Circunstancia frecuentan poco los auditorios, la versión del joven violonchelista Adolfo Gutiérrez Arenas deambuló por territorios más bucólicos y apesadumbrados. En sus manos el primer movimiento de este paradigmático concierto sonó conmovedor y contenido, casi una elegía que ilustrara la desolación de los campos de batalla tras la Primera Guerra Mundial, y que bien podría haber servido para acompañar las trágicas vicisitudes de los protagonistas de la recién estrenada película 1917. Por cierto, que el autor de su banda sonora, Thomas Newman, también ha optado por el violonchelo para coronar esta estilizada crónica bélica. La clave ya la dio Gutiérrez Arenas con un recitativo de arranque suavizado, no tan contundente como es habitual y como sí sonó al repetirse casi al final de la obra. Tras un correcto scherzo, algo menos vertiginoso de lo que mandan los cánones, un exquisito y muy sentimental adagio dio paso al desgarrador y bullicioso final, donde más apreciamos el timbre frágil del instrumento solista y el esfuerzo de una entregada y hermosísima batuta para no solaparlo. Por otro lado en las escalas ascendentes del grave al agudo Gutiérrez Arenas evidenció dificultades y cierta pérdida de tono y color. Más acorde a su particular estética estuvo la propina, un detalle que orquesta y solista brindaron al público en forma de Bosques silenciosos de Dvorák, dejando constancia de la buena sintonía entre ambos y de su capacidad para conmover y emocionar con su dulce y equilibrado sonido.

Sin embargo lo mejor estaría por llegar con Sibelius y su Sinfonía nº 2, entendida en su momento, justo después de su poema Finlandia, como un himno patriótico de liberación ante la opresión rusa. Un prodigio de oratoria que Diemecke entendió en toda su dimensión, extrayendo todo su potencial narrativo y expresivo a través de una lectura muy estudiada y perfectamente estructurada de la pieza, y sin partitura, como acometió el resto del programa. Todo un alarde de fervor y libertad romántica que el director defendió con una muy equilibrada dosificación de las emociones, resolviendo con sobresaliente su fragmentario primer movimiento y consiguiendo brillantes intervenciones de todas las familias instrumentales, muy especialmente las maderas. El resultado fue una apabullante Sinfonía nº 2, de estéticas pastorales en el allegretto inicial, sombrías en el andante, tempestuosas y agrestes en el vivacissimo central, y con un final absolutamente contundente y triunfal, siempre sin estridencias ni atisbo de vulgaridad, con magníficos metales y un resultado global excelente.

Artículo publicado en El Correo de Andalucía

MR. LINK. EL ORIGEN PERDIDO Aventuras divertidas e inteligentes

Título original: Missing Link
USA 2019 95 min.
Guion y dirección Chris Butler Música Carter Burwell Voces (en versión original) Hugh Kackman, Zach Galifianakis, Zoe Saldana, Stephen Fry, Timothy Olyphant, David Walliams, Matt Lucas, Amrita Acharia, Ching Valdes-Aran, Emma Thompson Animación Estreno en Estados Unidos 12 abril 2019; en España 7 junio 2019

Laika Entertainment lleva un buen puñado de años ofreciendo una sana alternativa al cine de animación hecho en Estados Unidos. En sus películas se respira un mayor interés por salirse del tópico y el canon establecido y ofrecer a niños y adultos reflexiones más trabajadas y acertadas sobre cuestiones educativas y de actualidad, sin afán adoctrinador pero con una inusual frescura frente a empresas más establecidas como Disney o Dreamworks, aunque esta última se aparta también de vez en cuando de la línea impuesta por el todopoderoso y omnipresente estudio de Mickey Mouse.

Tras los éxitos artísticos cosechados por Los mundos de Coraline, El alucinante mundo de Norman y Kubo y las dos cuerdas mágicas, su principal valedor, Chris Butler, se embarca aquí en una aventura más clásica y complaciente con todo tipo de públicos, pero sin perder su capacidad de percepción sobre temas tan radiantes como la igualdad de género, la exclusión y la diferencia, o el cuidado medioambiental. Cabe descubrir en su estructura narrativa una evidente semejanza con el universo de Julio Verne desplegado en La vuelta al mundo en 80 días, mientras en el conjunto subyace un afán por recuperar el cine de aventuras clásico, y en su puesta en escena una magistral técnica de animación stop motion, con coloridos fotogramas, personajes muy definidos estilísticamente y paisajes exuberantes. El resultado es infalible, diversión, buenos mensajes y huida directa del tópico y la doctrina imperante.

miércoles, 15 de enero de 2020

KLAUS La magia y la ilusión de la infancia

España-Reino Unido 2019 97 min.
Dirección Sergio Pablos Guion Sergio Pablos, Zach Lewis y Jim Mahoney Música Alfonso C. Aguilar Voces (en versión original) Jason Schwartzman, J.K. Simmons, Rashida Jones, Will Sasso, Neda Margrethe Labba, Sergio Pablos, Norm MacDonald, Joan Cusack Animación Estreno en internet 15 noviembre 2019

Nacido en Madrid y formado en California, Sergio Pablos ha protagonizado una fulgurante carrera que le ha llevado a ser creativo y animador desde su debut en 1993 con Once Upon a Forest, sus colaboraciones en Disney encargándose de personajes de películas de tanto éxito como El jorobado de Notre Dame, Hércules, Tarzán o El planeta del tesoro, y la creación de la franquicia Despicable Me (Gru, mi villano favorito). Tras producir el éxito argentino en 3D Metegol (aquí Futbolín), Klaus se puede considerar su cumbre artística hasta el momento, como director y responsable absoluto de una cinta que cuenta la historia de Santa Claus de forma novedosa, amable y muy didáctica, y la convierte en metáfora de la ilusión de los niños como antídoto para la confrontación entre adultos.
 
Con trazos firmes y originales y una concepción de la animación dinámica y brillante, Pablos construye un entretenido y bien intencionado artilugio que quizás peque de mucho infantilismo y un humor demasiado blanco para ser compartido por los adultos,  a pesar de triunfar en la descripción de ambientes malsanos y tenebrosos. En conjunto se trata de un producto nada desdeñable, precioso estéticamente y con mensajes muy válidos sobre la infancia como etapa extraordinaria e irrenunciable de la vida, así como sobre el descubrimiento de nuestro lugar en el mundo, donde mejor podamos servir al prójimo y desarrollar nuestra generosidad. Estrenada directamente en Netflix, sus aciertos artísticos y sentimentales le han propiciado sendas nominaciones a los Goya y los Oscar.

martes, 14 de enero de 2020

BUÑUEL EN EL LABERINTO DE LAS TORTUGAS Retrato de un rodaje y un cineasta muy singular

España 2019 86 min.
Dirección Salvador Simó Busom Guion Eligio R. Montero y Salvador Simó Busom, según el cómic de Fermín Solís Música Arturo Cardelús Animación Estreno en el Festival de Málaga 17 marzo 2019; en salas comerciales 26 abril 2019

La próxima celebración de los Goya nos obliga a recuperar esta cinta de animación estrenada la pasada primavera, en la que el español Salvador Simó, después de realizar una serie de trabajos en cine y televisión en Indonesia sobre un carismático personaje llamado Max, adapta el cómic de Fermín Solís sobre el rodaje de Las Hurdes, tierra sin pan en plena República. Siguiendo fielmente el estilo visual del cómic, con trazo sencillo, elegante y muy efectivo, la película aprovecha para analizar la controvertida y polémica figura de Luis Buñuel, atosigado por sus fantasmas y traumas, reflejados en unas acertadas secuencias oníricas, y precursor de estrategias de rodaje con las que no dudaba en sacrificar animales al más puro estilo asalvajado español de la época con tal de hacer pasar la ficción por realidad.
 
En el conjunto sobresale un sentido homenaje al escultor Ramón Acín, que financió el proyecto y murió pocos años después fusilado por las tropas fascistas por su condición de anarquista. Cabe reprocharle no sacar mayor partido de esa atmósfera primitiva y de pobreza extrema que tan bien retrataba la película original, cuyos fotogramas así como algunas secuencias inéditas del rodaje se alternan con las imágenes animadas, en un proceso que en su conjunto le ha valido el premio del Cine Europeo a la mejor cinta en su género. A destacar el acierto con el que se ha caracterizado a los personajes, con trazo firme, parecido notable y gesto singular.

lunes, 13 de enero de 2020

THE FAREWELL Crónica del desarraigo

USA-China 2019 100 min.
Guion y dirección Lulu Wang Fotografía Anna Franquesa Solano Música Alex Weston Intérpretes Awkwafina, Tzi Ma, Shuzhen Zhou, Jim Liu, Diana Lin, Yongbo Jiang, Xiang Li, Han Chen, Hong Lu, Aoi Mizuhara Estreno en el Festival de Sundance 25 enero 2019; en Estados Unidos 9 agosto 2019; en España 8 noviembre 2019

Como persona de origen chino afincada en Estados Unidos, la joven directora Lulu Wang ha tejido con ésta su primera película importante, después de la tragicomedia romántica Posthumous, un par de cortometrajes y un documental, una crónica del desarraigo y la confusión cultural en un mundo globalizado en el que millones de personas en todo el planeta se ven obligadas a emigrar y renunciar parcialmente a sus raíces y tradiciones. En este contexto Wang construye una moderna fábula alrededor de una mentira piadosa, como reza al principio en los créditos, y una familia que se sienta frecuentemente alrededor de la mesa para disfrutar de suculentas comidas y no menos atractivas conversaciones.

La estrella emergente Awkwafina, flamante ganadora del Globo de Oro a la mejor actriz de comedia, descubierta en 2018 con Crazy Rich Asians y Ocean’s 8, y tan ecléctica que lo mismo protagoniza esta película que la española Paradise Hills o la aventurera Jumani: Siguiente nivel, da vida a una joven china norteamericana que viaja a su país de origen con el pretexto de asistir a la boda de uno de sus primos, aunque en realidad subyace otra verdad muy distinta que pone en choque las costumbres de su país con las del que le ha adoptado. La trama sirve para reunir a un buen grupo de desarraigados que hacen las delicias de una abuela, absoluta mater familias, controladora y dominadora, incluso algo impertinente por mucho que se le quiera dibujar como ser humano entrañable. Un grupo de personas que recuperan tras muchos años el contacto con sus costumbres y tradiciones y que de la mano sutil y delicada de su realizadora protagonizan una suerte de comedia amable teñida de tristeza y melancolía, pero sin estridencias ni mal gusto, apostando siempre por una sonrisa frente la vida y la adversidad.

Lástima que el conjunto se quede en mera anécdota, con momentos cumbres como el discurso del tío en la boda, pero sin auténtica capacidad para generar mayor emoción que la que simplemente emana de su leve línea argumental. Al espíritu amable de la empresa contribuye la desenfadada banda sonora de Alex Weston, a base de temas originales y adaptados entonados prácticamente a capela.

domingo, 12 de enero de 2020

LA INOCENCIA De visión obligatoria para profesionales de la educación

España 2019 92 min.
Dirección Lucía Alemany Guion Lucía Alemany y Laia Soler Fotografía Joan Bordera Música Óscar Senén Intérpretes Carmen Arrufat, Laia Marull, Sergi López, Josel Bosqued, Laura Fernández, Sonia Almarcha, Josh Climent, Bogdan Florin Guilescu, Lidia Moreno Estreno en el Festival de San Sebastián 23 septiembre 2019; en salas 10 enero 2020

Si nuestras administraciones públicas, en especial los servicios sociales, gastaran en promocionar este tipo de valiosas películas lo que gastan empresas privadas como Mediaset en naderías como Si yo fuera rico, avanzaríamos en cuestiones sociales y en el ejercicio de derechos y el acceso a un mayor bienestar social por parte de todos los colectivos ciudadanos, más que invirtiendo en campañas la mayoría de las veces obsoletas e inútiles, aunque un poco para todo combinado tampoco estaría mal. Lo cierto es que cualquier mensaje llega mejor a la inmensa mayoría de sus destinatarios y destinatarias a través del cine, cuando la película en cuestión lo merece, y es una lástima que distribuciones tan limitadas y poco promocionadas como ésta lo impidan. Lucía Alemany se ha esmerado y empleado a fondo para conseguir que su mensaje sea claro y contundente en este soberbio debut cinematográfico. Para ello toma prestados algunos apuntes autobiográficos y nos invita a sumergirnos en esa España rural y profunda en la que aún perviven sentimientos, costumbres y comportamientos muy arraigados en la Iglesia y el antiguo régimen, aún cuarenta años después del fallecimiento del infame dictador.

La joven protagonista de esta conmovedora historia tiene muy claro lo que quiere de la vida y a qué quiere dedicarse, todo un lujo en unos tiempos en los que la juventud anda tan perdida. Pero su entorno no le entiende ni se preocupa en hacerlo, especialmente un padre asalvajado, machista y primitivo y una madre incapaz de salir del armario de sumisión y dependencia en el que le ha encerrado su esposo y entorno. La falta de información y de una educación sexual y sentimental adecuada proporcionarán el caldo de cultivo para el drama, mientras una amiga incondicional y su progresista madre serán la única vía de escape para enderezar el futuro de quien todavía cuenta apenas quince años y tiene toda la vida por delante. Todo esto nos lo cuenta la joven Alemany, natural de Traiguera en Castellón, donde transcurre el rodaje de esta preciosa película, desde la sinceridad y la delicadeza, con una naturalidad extrema solo enturbiada por el empeño de nuestros distribuidores de doblarlo todo, extirpando una parte importante del acervo cultural de una película que se desarrolla en un entorno concreto y con una cultura particular.

Lástima no haberla descubierto en el Festival de Sevilla, donde se proyectó en sesión especial respetando su dualidad idiomática en castellano y valenciano con distintos matices y acentos. Especial mención merece la joven Carmen Arrufat, sobre cuya frescura y naturalidad descansa el peso de la película; pocas veces habíamos visto en pantalla a alguien llorar con tanto sentimiento y sinceridad. Este es el tipo de películas que deberían frecuentar nuestros educadores y educadoras para gestionar su información y transmitirla a nuestro futuro más inmediato, en lugar de andar como muchos hacen perdidos y perdidas en comedias tontas y aventuras de superhéroes aún más tontas. Así es como se hace cine feminista, se valora a la mujer y se dan pistas válidas para acabar con la lacra machista y la carencia de educación en este país tan desgraciado y miserable en muchos aspectos.