sábado, 30 de abril de 2016

TRIUNFAL REGRESO DE HALFFTER AL PODIO DEL MAESTRANZA

Concierto de la Orquesta y Coro Nacionales de España. Escolanía de Los Palacios. Leonor Bonilla, soprano. Beñat Egiarte, tenor. Carlos Daza, barítono. Pedro Halffter, director. Programa: Obertura de La muerte de Tasso, de Manuel García; Danza nº 1 de La vida breve, de Falla; Orgía de Danzas fantásticas, de Turina; Tiento del primer tono y batalla imperial, de Cristóbal Halffter; Carmina Burana, de Carl Orff. Teatro de la Maestranza, viernes 29 de abril de 2016

La OCNE en el Auditorio Nacional
Fin de semana muy especial para el Teatro de la Maestranza, ocasión única para revalidar su condición de primer teatro lírico de Andalucía, al presentar en días consecutivos la Orquesta y Coro Nacionales de España, largamente ausentes de su programación, y la Gala lírica conmemorativa del veinticinco aniversario del coliseo. Ocasión además para festejar la supervivencia de un ente cultural tan imprescindible como éste, y que a lo largo de su todavía corta vida ya ha sufrido muchos vaivenes políticos y económicos, el último de rabiosa actualidad pero del que tenemos total seguridad saldrá también airoso. En esta primera cita Pedro Halffter volvió al podio del escenario maestrante, en una temporada en la que hasta ahora sólo lo habíamos podido disfrutar desde el foso operístico. El reclamo del concierto de la OCNE fue la tantas veces programada Carmina Burana de Orff; en 2011 tuvimos doble ración de ella, una participativa y otra para conmemorar precisamente el vigésimo aniversario del teatro y la ROSS. Una apuesta segura que ha contado siempre con el entusiasmo del público, que en última instancia es quien domina el futuro de la institución. 

Leonor Bonilla
Pero antes Halffter programó una serie de piezas de honda raigambre española, tan del gusto también del honorable público. En sus manos volvimos a apreciar matices y texturas que rara vez antes habíamos notado en audiciones de las piezas seleccionadas. Así su Obertura de La muerte de Tasso, ópera que se representó en su integridad en este teatro en enero de 2008, sonó vitalista y llena de color, ritmo y jovialidad; la Orgía de Turina contó con un ímpetu y energía contundentes; y el Tiento del primer tono y batalla imperial de su padre Cristóbal Halffter obtuvo una precisión extraordinaria y un juego de dinámicas y contrastes digno de todos los elogios. Pero quizás fue la celebérrima Danza nº 1 de La vida breve la que llegó a sorprendernos más, por su ductilidad, fiereza y combinación de temperamento y sutileza como pocas veces antes habíamos escuchado. El abanico nacionalista se completó con otra de las piezas recurrentes que siempre se ganan el fervor del público, el Intermedio de La boda de Luis Alonso de Giménez, que se tocó como propina al final del concierto, justo después de Carmina Burana, en lo que a algunos nos pareció el colofón de un homenaje encubierto al recientemente desaparecido Frühbeck de Burgos, tan vinculado a esta formación, que tanto gustaba de estos interludios zarzueleros, y cuyo último trabajo discográfico fue precisamente la Cantata de Orff.

Carlos Daza
Una obra cuya interpretación se saldó con muy buenos resultados, gracias a la fuerza y vistosidad con la que Halffter atacó la pieza, consiguiendo de todas las familias instrumentales prestaciones gozosas, a pesar de alguna que otra entrada errática en los siempre sufridos metales. Instrumentistas que portaban lazo verde, no sólo en solidaridad con los músicos de nuestra Sinfónica sino también en reivindicación de sus propias necesidades y alarmas. Halffter, que bien conoce a este conjunto al que ha dirigido tantas veces, volvió a convencernos de su talento, revalidado con la ovación de un público enfervorecido con cuyo favor siempre ha contado el director madrileño, no así como lamentablemente le ocurre con los profesionales a los que dirige y que tantos problemas le está reportando. Precisamente la profesionalidad y buen temple de éstos y los cantantes, coros y solistas, salvaron una función accidentada cuando a poco de comenzar Olim lacus colueram, el tenor vasco Beñat Egiarte sufrió un desvanecimiento que obligó a interrumpir el concierto, y una vez asegurada su salud ya fuera del escenario, reanudar en Ego sum abbas a cargo del barítono catalán Carlos Daza. Afortunadamente para el espectáculo esta era la única intervención del tenor, que debía haber atacado en falsete y no a pleno pulmón como hizo Egiarte, un esfuerzo considerable que quizás aceleró una afección ya manifestada. Daza por su parte defendió su parte excelentemente, flexibilizando su registro hasta extremos extenuantes y teatralizando su rol de forma tan conveniente como la exhibida en el magnífico Tempus est iocundum de la apoteosis final. La joven y preciosa sevillana Leonor Bonilla aseguró sin duda su carrera con una intervención magistral a todos los efectos, llena de dulzura en el In trutina y generosa en ornamentaciones en el Dulcissime. El coro deleitó con equilibrio y entusiasmo y los disciplinados niños de la Escolanía de Los Palacios volvieron a dar en la diana. Alguien debería sin embargo haberles invitado a abandonar el escenario durante las propinas, que los pobres acusaron un considerable cansancio obligados a mantenerse en pie durante tanto tiempo.

5 comentarios:

  1. Estoy totalmente de acuerdo con todo lo que dice en esta crítica y me complace enormemente que coincidamos en la apreciación de que la interpretación de La vida breve de Falla fue excelente y , aunque la había oído muchas veces, me sonó a algo inusitado, sorprendente e inesperado por lo conocida.Eso solo puede lograrlo un gran director, pese a quien pese. Tengo una curiosidad respecto a Ud:¿ estudió en el instituto San Pablo o lo estoy confundiendo con otra persona? Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
  2. Me alegra muchísimo tener un comentario en mi blog de mi profesora de literatura, que tanto me marcó a la hora de apreciar la cultura, el arte y la belleza, además de dejarme claro que el participio influenciado" es un error tremendo y que lo correcto es decir "influido". Me temo que a estas alturas el error se ha generalizado tanto que ya ni siquiera lo es, aunque atente entre otras cosas contra el principio de economía del lenguaje. Una vez más la responsabilidad ha sido de los medios de comunicación, que han abusado de la palabreja. Eso y muchísimas otras cosas me las enseñaste tú. Otro profesor de literatura que también me marcó muchísimo fue D. Pedro Arnaiz de Tejada, del Los Escolapios, donde estudié primaria. Siempre apostó por mí como escritor. Un beso enorme a los dos, aunque el segundo lo tenga que recibir virtualmente dado que hace mucho tiempo que no está con nosotros. Gracias Trini

    ResponderEliminar
  3. Siempre es un placer leerte y me llena de orgullo constatar que te has convertido en un crítico serio con un criterio insobornable, que generalmente comparto. La mayor satisfacción para un profesor es tener alumnos como tú. Espero que algún día coincidamos en el Maestranza al que voy con la frecuencia que puedo, siempre menor de la que deseo. Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. ¡Me muero de ganas por volver a verte!

    ResponderEliminar
  5. Pues a mí también me encantaría verte y poder hablar de tantas aficiones como compartimos. Es cuestión de buscar la ocasión.

    ResponderEliminar