jueves, 29 de junio de 2017

MAUDIE, EL COLOR DE LA VIDA Una historia de amor contada con cariño

Título original: Maudie
Canadá 2016 115 min.
Dirección Aislig Walsh Guión Sherry White Fotografía Guy Godfree Música Michael Timmings Intérpretes Sally Hawkins, Ethan Hawke, Kari Matchett, Gabrielle Rose, Zachary Bennett, Billy McLellan Estreno en el Festival de Toronto 12 septiembre 2016; en Canadá 14 abril 2017; en España 23 junio 2017

Maud Lewis fue una artista folk canadiense muy valorada que vivió en Nueva Escocia desde principios del siglo XX hasta 1970. Padecía una enfermedad degenerativa en los huesos que le provocó malformaciones y limitaciones importantes de movilidad. Su historia de amor y respeto, ganado a pulso durante años de convivencia, con su marido a lo largo de casi cuarenta años es lo que ha atraído a la guionista Sherry White y la directora irlandesa Aislig Walsh, curtidas fundamentalmente en la televisión, para contarnos esta emotiva, delicada y sensible historia de apoyo y respeto a la diferencia. La mirada amable y cariñosa de la directora, responsable de otras cintas de contenido eminentemente femenino como Cambio de identidad, se hace patente en los numerosos detalles que hacen de esta cinta una experiencia sensorial agradable, sin incidir en aspectos morbosos o patéticos ni buscar la compasión o la demagogia, bañada por hermosos paisajes rodados en Terranova, en los que las siluetas de esta pareja poco convencional se convierten en una ráfaga de aire fresco e incontaminado. Se trata de una poesía si se quiere básica o elemental, pero sin duda efectiva, que nos hace apreciar la belleza que no perciben los ojos, la que habita en el corazón y en la mente de quien a pesar de todos los inconvenientes fue capaz de crear un universo propio de pinceles en el que habitaban seres tan adorables en paisajes idílicos y tan antagónicos a los depredadores que amenazaron una vez con hacer de la existencia de la joven una miseria como la que sufren millones de personas con discapacidad en todos los lugares del mundo. Un amor y una pasión capaces de convertir en oro una vida condenada a cenizas, así es como han sabido plasmar en pantalla la vida y arte de Maude Lewis un grupo de artistas que han puesto tanto cariño en la empresa como ella en sus cuadros. Y en ese equipo no pueden faltar Sally Hawkins y Ethan Hawke, que ofrecen lo mejor de sí mismos para lograr ese milagro que es traspasar la pantalla y llenar nuestro corazón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario