viernes, 4 de noviembre de 2016

XIII FESTIVAL DE CINE EUROPEO DE SEVILLA (1)

TONI ERDMANN Un monstruo viene a verme

Alemania-Austria 2016 162 min.
Guión y dirección Maren Ade Fotografía Patrick Orth Intérpretes Peter Simonischek, Sandra Hüller, Michael Wittenborn, Thomas Loibl, Trystan Pütter, Hadewych Minis, Lucy Russell, Ingrid Bisu, Vlad Ivanov Estreno en el Festival de Cannes 14 mayo 2016; en Alemania 14 julio 2016


Tras cosechar cierto prestigio como productora de las películas de Miguel Gomes Tabú y la trilogía de Las mil y una noches, y un discreto éxito como realizadora de Entre nosotros, Maren Ade se ha convertido en una de las más firmes promesas del cine europeo con esta original película en la que se analiza el esfuerzo de un padre por lograr que su hija sea feliz. Premio de la crítica internacional en Cannes, gran triunfadora en el reciente Festival de Bruselas, y candidata al Oscar por Alemania, Toni Erdmann es una larga película que se hace corta merced a una cineasta que tiene muy claro lo que quiere contar, cómo lo quiere hacer y de cuantos detalles quiere ir sembrando su película para que todo tenga su significado y razón de ser. La vida que nos imponemos, las convenciones que aceptamos son puestas en solfa en esta sorprendente cinta, a la vez que se analiza con mucho cinismo y certera puntería la vorágine capitalista que devora al planeta. Las cada vez más grandes desigualdades que asolan el planeta sirven de telón de fondo en esta entrañable fábula sobre un padre ganso y destartalado cual Nick Nolte europeo, que inventa un personaje para rescatar a una hija supuestamente triunfadora pero a la postre condenada a una vida basada en el trabajo y con vida privada exenta de verdaderos sentimientos. El resultado es una comedia seria llena de sorpresas y momentos de auténtico buen cine que invita a reflexionar sobre nosotros y cómo todo pasa ante nuestros ojos sin que nos demos cuenta, y quizás cuando lo hagamos ya sea demasiado tarde.

Crítica publicada en El Correo de Andalucía


UNE VIE Un largo río de desdichas

Francia-Bélgica 2016 119 min.
Dirección Stéphane Brizé Guión Stéphane Brizé y Florence Vignon, según la novela de Guy de Maupassant Fotografía Antoine Héberlé Intérpretes Judith Chemla, Jean-Pierre Darroussin, Yolande Moreau, Swann Arlaud, Nina Meurisse, Olivier Perrier, Clotilde Hesme, Finnegan Oldfield Estreno en el Festival de Venecia 6 septiembre 2016; en Francia 23 noviembre 2016

Después de triunfar con Madmoiselle Chambon y La ley del mercado, Brizé se embarca ahora en una de esas adaptaciones de calidad que le ha reportado ya el premio de la crítica internacional en el pasado Festival de Venecia. Se trata de una novela de Guy de Maupassant sobre una desdichada mujer de buena posición en la Francia rural del siglo XIX, una época de la que las crónicas se empeñan en mostrar casi siempre la vida de la gente acomodada, posiblemente un porcentaje mínimo respecto al resto de la población, que no tenía tiempo para sufrir de sentimientos mientras agonizaba por sobrevivir. Difícil resulta empatizar con esta niña tonta que quizás el adaptador quiera convertir en paradigma de la opresión de la mujer, sometida a la dominación de hombres infieles y caprichosos que hacen de ella la piltrafa en la que poco a poco se va convirtiendo, rodado además en un arcaico formato 1.33:1 para potenciar aún más la sensación de vida limitada y condicionada de la desgraciada mujer sin carácter ni decisión. Todo huele a folletín con pretensiones en el que se recalcan mucho los recuerdos felices siempre veraniegos y con estética Jane Austen, frente al paulatino dolor que va devorando a la protagonista, en frío invernal y tonos grises y azulados. Desdicha tras desdicha de esta pobre niña rica que tendría que estar entregada a la calma de la vida contemplativa en lugar de a los castigos a los que la someten hombres e Iglesia. Poco o nada importa, tal como está tratado el material, cuanta desgracia acontezca en pantalla. La historia ya fue llevada el cine en 1958 con Maria Schell como protagonista.

Crítica publicada en El Correo de Andalucía

No hay comentarios:

Publicar un comentario