miércoles, 1 de marzo de 2017

MI VIDA DE CALABACÍN Un cuento para adultos con hechuras infantiles

Título original; Ma vie de Courgette
Suiza-Francia 2016 70 min.
Dirección Claude Barras Guión Céline Sciamma, según “Autobiographie d’une Courgette” de Gilles Paris Música Sophie Hunger Voces (en versión original) Gaspard Schlatter, Sixtine Murat, Paulin Jaccoud, Michel Vuillermoz, Raul Ribera, Estelle Hennard Animación Estreno en el Festival de Cannes 15 mayo 2016; en Francia y Suiza 19 octubre 2016; en España 24 febrero 2017

Especializada en ilustrar y analizar los problemas de integración de la población más joven y vulnerable, especialmente cuando está rodeada de marginación y factores de rechazo, dirigiendo películas como Tomboy o Bande de filles o tan sólo como guionista en la última de Téchiné Cuando se tienen 17 años, Céline Sciamma se ha asociado aquí con Claude Barras, que tras una brillante carrera como cortometrajista se estrena en el largo para ofrecernos una de las más tiernas y sensibles películas de animación del pasado año. Un film que por su contenido pudiera parecer dirigido exclusivamente a un público adulto capaz de asimilar las tragedias que se encierran tras los caracteres de los niños que conviven en el orfanato retratado por Barras con tanta precisión como sensibilidad. Pero resiste también un visionado satisfactorio por los más jóvenes, que encontrarán irresistibles los infantiles diseños de personajes y paisajes, y lograrán empatizar con unos niños que han salido de experiencias traumáticas, pero que tratado con tanto tacto lograrán dejar huella sin necesariamente marcar de forma negativa, concienciando desde dentro y sin herir. Consigue de esta forma lanzar un mensaje útil y esperanzador a los niños, un aprendizaje tan necesario para sobrevivir a la dura y a la vez extraordinaria experiencia de la vida. Alrededor del niño protagonista se dan cita en sus compañeros y compañeras todos los males de la sociedad moderna: el alcohol, la ambición, la violencia de género, las drogas, el maltrato infantil, los abusos sexuales… casi como un tratado enciclopédico que no renuncia a su tratamiento de fábula y que con un escueto metraje logra hacernos reflexionar y conmovernos con una historia preciosa de camaradería y superación. Además las nuevas oportunidades, con el entrañable personaje del policía en la cabeza, alumbran una existencia que podría ser gris pero a la que Barras, Sciamma y los artesanos del stop motion han inundado de color y fantasía. Estrenada en la Quincena de Realizadores del Festival de Cannes del pasado año, la cinta ganó como mejor película de animación en los Premios del Cine Europeo y logró una nominación al Oscar en su categoría.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada