domingo, 6 de abril de 2014

CRÓNICAS DIPLOMÁTICAS El ala lingüista del Palacio del Eliseo

Título original: Quai d’Orsay
Francia 2013 113 min.
Dirección Bertrand Tavernier Guión Christophe Blain y Abel Lanzac Fotografía Jérôme Almerás Música Philippe Sarde Intérpretes Thierry Lhermitte, Raphaël Personnaz, Niels Arestrup, Bruno Raffaelli, Julie Gayet, Anaïs Demoustier, Thomas Chabrol, Thierry Frémont, Jane Birkin Estreno 4 abril 2014

El veterano director Bertrand Tavernier, responsable de cintas como Un domingo en el campo, Hoy empieza todo y Alrededor de la medianoche, se ha dejado seducir, como muchos compatriotas compañeros de profesión, por el mundo de la política en su última película. Y lo ha hecho desde el ángulo de la comedia, que tan buenos réditos suele dar en taquilla y tanta efectividad ofrece a la hora de concienciar almas. Aunque lo cierto es que hay poco que concienciar; demasiado sabemos que la democracia se agota en nuestro derecho al voto, y que una vez ejercido nos toca aguantarnos con lo que nos ha tocado, generalmente una banda de impresentables y cretinos cuya nefasta gestión nos está llevando a la ruina. Ambientada en época de la guerra preventiva de Bush, con Chirac en el Palacio del Eliseo, nuestros protagonistas son el ministro de exteriores y el joven asesor que le escribe los discursos que luego habrá de leer en Berlín o la ONU. Naturalmente el primero es un mamarracho empeñado en ejercer su autoridad a través de banalidades y saques de quicio, mientras al segundo le toca aguantar con paciencia y la ayuda de un avezado tecnócrata magistralmente incorporado por Niels Arestrup, galardonado por ello como mejor secundario en los últimos César. Con el Nobel de la Paz como objetivo y una revuelta en África poscolonial como peligro, la comicidad del film reside, con mayor o menor fortuna, en el ridículo personaje, hazmerreír de quienes le rodean, aunque la cosa en el fondo tenga poca gracia, por mucho que se esmeren sus esforzados guionistas, premiados en San Sebastián, con ingeniosas citas de Heráclito incluidas. Para redondear el presunto ingenio, Julie Gayet, actual compañera sentimental de François Hollande, actual Presidente de la República Francesa, tiene un papel destacado en esta cuidada producción.

No hay comentarios:

Publicar un comentario