sábado, 26 de abril de 2014

LA VIDA INESPERADA Canción triste de Nueva York

España-USA 2014 108 min.
Dirección Jorge Torregrosa Guión Elvira Lindo Fotografía Kiko de la Rica Música Lucio Godoy y Federico Jusid Intérpretes Javier Cámara, Rául Arévalo, Tammy Blanchard, Sarah Sokolovic, Carmen Ruiz, Gloria Muñoz Estreno 25 abril 2014

Quienes sigan la columna semanal de Elvira Lindo en El País esperarían tarde o temprano una novela o un guión ambientado en ese Nueva York que tanto la ha acogido, en el que parece sentirse tan a gusto y sobre el que tantas crónicas ha escrito. Y aparece esta comedia romántica, nueva incursión en el cine de quien escribió los libretos de gran parte de la filmografía de Miguel Albadalejo, y vio cómo otros cineastas adaptaban sus novelas. Esta crónica de un grupo de españoles viviendo, o sobreviviendo, el día a día en la ciudad que más fascinación sigue generando en el mundo entero, se centra en dos hombres, uno que adaptándose al cliché se gana la vida con todo tipo de trabajos con el fin de llegar un día a ser un actor reconocido; y el otro su primo que llega con el pretexto de tomarse unas vacaciones pero que en realidad procura conocerse mejor a sí mismo. Con un tono tristón, al ritmo de una banda sonora de inequívoco sabor gershwiniano, y con localizaciones que no disimulan su homenaje a otros directores, como Woody Allen y el banco frente al puente de Queensboro inmortalizado en Manhattan. La idea es poner de manifiesto que a veces tenemos que adaptarnos y conformarnos con lo que nos da la vida, aunque no sea exactamente lo que buscamos. Para ello propone un par de historias románticas que aunque pretenden salirse de lo convencional, apenas sí lo hacen, provocando en realidad más desinterés que otra cosa. El tono guay de la propuesta no funciona, y en su lugar da al conjunto un aspecto pasteloso de auténtica vergüenza ajena, ñoño y anticuado. Todos los involucrados se esfuerzan, especialmente su realizador, curtido en la televisión (Herederos, La señora, Tierra de lobos, Gran Hotel) y cuya primera y anterior película, una descalabrada adaptación de la novela de ciencia-ficción escrita por David Monteagudo Fin, no logró convencernos; pero lo cierto es que el resultado es tan irrelevante como poco recomendable y la tan perseguida emoción apenas aflora. La traducción íntegra al español le hace poco favor, le resta naturalidad y nos impide comprobar cómo sus protagonistas se defienden en el idioma de Shakespeare.

1 comentario:

  1. Pues si el Sr. Torregrosa vuelve a hacer una peli que no nos guste, no volvemos a molestarnos en ver ninguna otra.

    ResponderEliminar