domingo, 8 de noviembre de 2015

XII FESTIVAL DE CINE EUROPEO DE SEVILLA: 3ª JORNADA

THE CHILDHOOD OF A LEADER (La infancia de un líder)

Reino Unido-Hungría-Francia 2015 113 min.
Dirección Brady Corbet Guión Brady Corbet y Mona Fastvold Fotografía Lol Crawley Música Scott Walker Intérpretes Tom Sweet, Bérénice Béjo, Liam Cunningham, Robert Pattinson, Stacy Martin, Yolande Moreau

Al americano Brady Corbet lo conocemos fundamentalmente por participar, casi siempre como actor secundario, en películas indies o europeas, como Fuerza mayor, Viaje a Sils Maria o Mientras seamos jóvenes. Su paso también por cintas de Haneke, la versión americana de Funny Games, y Von Trier, Melancolía, ha debido de influir decisivamente en su debut como realizador de largometrajes, después de dirigir varios cortos y escribir el guión de otras películas. El ambiente sórdido y malsano que se respira especialmente en el universo del austriaco se recrea también en esta ficción inspirada en un relato de Sartre sobre la génesis de un líder psicópata y genocida, entre fascista y comunista, de los que han manchado las páginas de Historia del siglo pasado. Llega esta crónica que no disimula en su tratamiento visual y narrativo su vocación de cine de género, con parecidos razonables incluso con La profecía de Donner, en un momento muy sensible de la realidad política y social mundial, en el que con estrategias más sibilinas nos están metiendo de lleno en un nuevo sistema castrador, represor y fascista, donde derechos y logros se van desvaneciendo poco a poco sin que apenas lleguemos a darnos cuenta. Esta sin duda terrorífica película, con una infancia marcada por trastornos de identidad sexual y una educación estricta y equivocada, juega con códigos y símbolos, algunos muy reconocibles, para sin renunciar a un acabado formal clásico, lograr turbar y hasta molestar, en gran parte gracias al trabajo interpretativo mesurado y matizado del joven Tom Sweet y la espléndida, violenta y desatada banda sonora del mítico y septuagenario cantante de pop y jazz Scott Walker, de la mejor música escuchada en mucho tiempo en una pantalla de cine.

Artículo publicado en El Correo de Andalucía

MADAME MARGUERITE (Marguerite)

Francia-República Checa-Bélgica 2015 127 min.
Guión y dirección Xavier Giannoli Fotografía Glynn Speeckaert Música Ronan Maillard Intérpretes Catherine Frot, André Marcon, Michel Fau, Christa Théret, Dennis Mpunga, Sylvain Dieuaide, Aubert Fenoy

Natalia de Andrade fue una portuguesa considerada como la peor cantante de ópera de todos los tiempos, lo que la convirtió muy a su pesar en estrella cómica de programas televisivos brasileños, a la vez que sus dos discos grabados en Madrid se vendieron como rosquillas por su componente grotesco y divertido. Unas décadas antes la millonaria estadounidense Florence Foster Jenkins destrozó los tímpanos de quienes la escucharon cantar al mismo tiempo que asesinaba literalmente a Verdi o Mozart, y en ella se inspira esta película ambientada en el París y alrededores de entre guerras. Groucho Marx preguntaba a Margaret Dumont si quería casarse con ella y si era millonaria, conteste primero a la segunda pregunta, tras cuya afirmación él exclamaba: ¡la amo! No por casualidad Xavier Giannoli, que ya dirigió a Depardieu en un film de temática musical, Canciones de amor, ha bautizado a su personaje como la actriz fetiche de los Marx, pues el dinero es la clave. Es la llave para que durante tanto tiempo la rancia y decadente burguesía, encabezada por su hipócrita y desorientado marido, permitiese que se pusiera continuamente en ridículo y creyera en su talento como cantante. Otros la aplaudieron por lo mucho que de perversión significaba precisamente para la clase social que representaba, aprovechándose de ella para actos de toda índole, incluso anarquistas. Pero lo verdaderamente alarmante era que casi nadie parecía darse cuenta que lo suyo era un caso clínico digno de terapia intensiva. Lástima que todo este material tan generoso y prometedor quede en manos de Giannoli en un mero artículo de lujo, un escaparate bellamente ambientado y decorado, de excesiva duración y que apenas logra trascender más allá de sus aspectos meramente cómicos, a pesar de lo cual Catherine Frot (Odette, La cocinera del presidente) realiza un trabajo impecable.

Artículo publicado en El Correo de Andalucía

UN ETAJ MAI JOS (Un piso abajo)

Rumanía-Francia-Alemania-Suecia 2015 93 min.
Dirección Radu Muntean Guión Alexandru Baciau, Radu Muntean y Razvan Radulescu Fotografía Tudor Lucaciu Música Electric Brother Intérpretes Teo Corban, Lian Postelnicu, Oxana Moravec, Ionut Bora


Mucho se está celebrando últimamente la llamada nueva ola rumana, con películas de indudable calidad como La muerte del señor Lazarescu, 4 meses, 3 semanas, 2 días y Madre e hijo a la cabeza, con las que One Floor Below (título internacional) comparte al guionista Razvan Radulescu. En esta ocasión sin embargo la intención de contar una historia de investigación criminal desde un punto de vista tan original como el que se plantea, naufraga por falta de puntos de interés a los que agarrarse. Un hombre sospecha que un vecino ha asesinado a otra joven que vive en el mismo edificio, sin embargo el miedo a inmiscuirse en semejante trama le obliga a mantener un silencio que le llevará a acumular una tensión que supuestamente se hace insostenible. Sobre el papel la propuesta promete, sin embargo en la práctica asistimos a una serie de gestiones cotidianas, entre escenas familiares y cometidos profesionales, que nada añaden al drama y juegan despiadadamente con nuestra paciencia, sin que a la larga se resuelvan ni nuestras propias sospechas ni la supuesta tensión sufrida. Este es el tipo de planteamientos que cuando se abordan con talento e ingenio pueden resultar muy estimulantes y dar un giro fresco y sorprendente respecto a los métodos tradicionales y convencionales, pero que cuando no es así sólo provocan hastío y aburrimiento.

Artículo publicado en El Correo de Andalucía

No hay comentarios:

Publicar un comentario