viernes, 10 de noviembre de 2017

SEFF 2017, 8ª JORNADA

UNA QUESTIONE PRIVATA

Italia 2017 85 min.
Dirección Paolo Taviani Guión Paolo y Vittorio Taviani, según la novela de Beppe Fenoglio Fotografía Simone Zampani Música Giuliano Taviani e Carmelo Travia Intérpretes Luca Marinelli, Lorenzo Richelmy, Valentina Bellé, Anne Ferruzzo, Francesco Turbanti, Marco Brinzi, Alessandro Sperduti Estreno en el Festival de Toronto 8 septiembre 2017

Allonsanfán y Padre patrón marcaron el inicio de la fama de los hermanos Taviani, acrecentada con títulos como La noche de San Lorenzo y Good morning Babilonia. Sin embargo algunos opinamos que su cine es primitivo y raquítico, con algunos destellos dispersos como los films aludidos, o más recientemente ese excelente ejercicio experimental que fue César debe morir. Su última película se enmarca sin embargo en esa corriente a la que acabamos de hacer mención; cine muy básico, que apenas logra transmitir y mucho menos emocionar, basando casi todo su discurso y estilo narrativo en la impostura. Una cuestión privada adapta la famosa novela de Beppo Fenoglio, ambientada en la Segunda Guerra Mundial, con los partisanos enfrentados a los fascistas en los alrededores de Turín. En la cinta dos amigos están enamorados de una joven cursi que escucha y canta una y otra vez Over the Rainbow, los tres bien parecidos y de clase acomodada. Lejos de enfrentarse, uno busca desesperadamente al otro en el campo de batalla, que ha caído preso de los fascistas. La búsqueda, salpicada de recuerdos, copa la integridad de este film que no logra enganchar ni conmover por sus hechuras anticuadas y su estilo impostado. No ayudan unas interpretaciones en la misma línea, y una factura técnica igualmente trasnochada. Casi como si estuviésemos revisando un film de los setenta, pero sin alma ni el encanto de lo pasado; puro artificio que en otras manos podría haber dado lugar a un film interesante.

Artículo publicado en El Correo de Andalucía el 12 noviembre 2017

EL TALLER DE ESCRITURA (L’atelier)

Francia 2017 113 min.
Dirección Laurent Cantet Guión Robin Campillo y Laurent Cantet Fotografía Pierre Milon Música Edouard Pons y Bedis Tir Intérpretes Marina Foïs, Matthieu Lucci, Florian Beaujean, Mamadou Doumbia, Mélissa Guilbert, Warda Rammach, Julien Souve, Issam Talbi Estreno en el Festival de Cannes 22 mayo 2017; en Francia 11 octubre 2017

Tras su incursión en La Habana con Regreso a Ítaca, el director galo Laurent Cantet vuelve a uno de sus temas preferidos, el que mayor fama le dio con La clase, que es la formación de los jóvenes, aunque en esta ocasión entroncándolo con un tema de candente actualidad como es el terrorismo y la violencia en general. Una autora de libros policíacos imparte un taller de verano sobre creación literaria; su alumnado reúne jóvenes de distinta raza y creencia religiosa, entre ellos un chico reservado que va revelando conductas muy radicales sobre la violencia y el racismo. La película se integra fundamentalmente por una serie de conversaciones brillantemente escritas, unas de grupo y otras duetos entre la profesora, magnífica Marina Foïs, y el joven, un intrigante Matthieu Lucci, que recuerdan en la forma al melodrama de Vincente Minnelli Té y simpatía. A través de estas conversaciones Cantet teje un análisis sobre los móviles de la violencia, y muy concretamente la que viene sufriendo el país en tiempos recientes debido al terrorismo islámico. Las consecuencias son hasta cierto punto convincentes y reveladoras, mientras el proceso a través del cual ella va descubriendo la forma de pensar y actuar de su alumno, y cómo afronta una posible solución al problema, es muy atrayente. Pero conforme se acerca el final, deriva hacia una situación algo forzada que malogra las posibilidades de un drama absorbente.

Crítica de Pepe Serrano publicada en El Correo de Andalucía

LA CAMÉRA DE CLAIRE

Corea del Sur-Francia 2017 69 min.
Guión y dirección Hong Sang-soo Fotografía Jinkeun Lee Música Dalpalan Intérpretes Isabelle Huppert, Kim Min-hee, Shahira Fahmy, Jang Mi-Hee, Jang Mi-hie, Jeong Jin-yeong Estreno en el Festival de Cannes 21 mayo 2017

Segunda ocasión en que el director surcoreano Hong Sang-soo (Ahora sí, antes no, o la más reciente Lo tuyo y yo) colabora con la actriz Isabelle Huppert, después de En otro país. Esta vez se trata de una amable y breve comedia de carácter cíclico o circular en cuanto a su escueto argumento. Una mujer conoce durante la celebración del Festival de Cannes a una serie de personajes relacionados con el cine a los que fotografía. Los conflictos surgidos entre estas personas van cambiando conforme lo hacen ellas mismas, atrapadas en los fotogramas mientras sus originales van experimentando las transformaciones habituales que sufrimos todos los mortales en nuestro devenir permanente. El juego da rienda a una serie de interesantes conversaciones, rodadas con buen gusto y mucha elegancia, a través de las cuales se va desarrollando un inteligente discurso sobre nuestra efímera existencia, la necesidad de reconciliación, nuestros a menudo inexplicables comportamientos, y el papel del cine como catalizador de emociones y conductas. Huppert ofrece para la ocasión una imagen simpática y amable, mientras el resto del elenco se adapta al tono distendido general de este ensayo ágil y sincero sobre la condición humana, sin grandes alardes ni artificios.

Artículo publicado en El Correo de Andalucía el 12 de noviembre de 2017

MRS. HYDE (Madame Hyde)

Francia-Bélgica 2017 95 min.
Guión y dirección Serge Bozon Fotografía Céline Bozon Música Benjamin Esdraffo Intérpretes Isabelle Huppert, Romain Duris, José García, Adda Senani, Guillaume Verdier, Patricia Barzyk Estreno en el Festival de Locarno 6 agosto 2017; en Francia 28 marzo 2018

El casi desconocido en nuestro país Serge Bozon adapta el imaginario del Dr. Jeckyll y Mr. Hyde de Robert L. Stevenson, al problemático tema de la educación en la actualidad, con legislaciones en nuestro entorno que acotan en exceso la capacidad de reacción del profesorado frente al comportamiento rebelde del alumnado. Isabelle Huppert, con una sorprendente capacidad para transformarse en personajes tan diversos en un año en el que parece estar liberándose del estigma que le ha supuesto su participación en el cine de Haneke y Verhoeven, interpreta en esta ocasión a una apocada profesora de ciencias incapaz de infundir respeto en su anárquico alumnado, hasta que un accidente de laboratorio le proporciona las claves para resolver el problema. Con un tono de comedia absurda y un punto surrealista, Bozon se adentra en el espinoso tema con delicadeza hasta ir desgranando algunas soluciones al respecto, mediante sobre todo el uso de la fantasía. El lastre importado de la comedia americana, consistente en que por hilarante que sea, devenga al final en drama, se repite también en esta cinta cuyos mayores méritos los proporciona la impecable interpretación de Huppert, las cuestiones científicas que se proponen y resuelven, y el lúcido discurso que aporta en cuanto a las herramientas para acercarse al alumnado y solventar su desilusión frente a un sistema que tan poco promete y tan desesperanzador se revela.

Artículo publicado en El Correo de Andalucía el 12 de noviembre de 2017

No hay comentarios:

Publicar un comentario