domingo, 11 de abril de 2021

CUÑADOS Una comedia amable y diferente

España 2021 95 min.
Dirección
Toño López Guion Araceli Gonda, Pepe Coira, Jorge Coira y Alfonso Blanco Fotografía Jaime Pérez Fernández Música Santi Juli e Iván Laxe Intérpretes Xosé A. Touriñán, Miguel de Lira, Federico Pérez, Eva Fernández, Iolanda Muiños, María Vázquez, Mela Casal, Paku Granxa, Brais Yanek, Patricia Torres, Manolo Cortés, Ivo Bastos, Nuno J. Loureiro, Antía Touriñán, Avelino González Estreno 9 abril 2021

El término cuñados se ha puesto muy de moda en los últimos años para designar un tipo de comedia ibérica en la que los protagonistas, ya sean familiares o amigos, adoptan esa singular relación parental que parece tener una serie de connotaciones muy particulares que provoca meteduras de pata y situaciones ridículas tan del gusto de la comedia patria. Aquí sin embargo los cuñados lo son de verdad y no encontramos en su espíritu ni en la forma la sucesión de gags más o menos afortunados que caracteriza a películas como Lo dejo cuando quiera, una de las últimas cintas que acuñan sin prejuicios el término aludido.

Por el contrario nos encontramos ante una película sólida, bien construida desde los cimientos, con una buena trama que disfruta de ingeniosos giros y divertidas situaciones, y un elenco excepcional que aprovecha su encantador acento, aun exhibiéndose en su versión doblada, y sobre todo una considerable amabilidad en el conjunto, nada de esos malos rollos y faltas de respeto que caracteriza a nuestro cine en más ocasiones de las deseables, especialmente en la comedia de hechuras televisivas. Esta no lo es, a pesar de que su director se ha cultivado en ese medio a lo largo de lo que llevamos de siglo, y que está coproducida por el ente público y la televisión autonómica gallega.

Vinos, buenas viandas, especialmente pulpo, y bellos paisajes aurienses ornamentan esta divertida y cien por cien disfrutable película, cuyos autores han tratado por fin a sus actores y actrices con cariño, sin estridencias ni chabacanerías. Por aquí pasan temas como la corrupción empresarial, el fanatismo deportivo (por una vez baloncesto, menos mal, entre tanto futbolero), el matriarcado (especialidad gallega) y las crisis de pareja, entre otras cuestiones. Pero todo con la dosis suficiente de amabilidad y empatía, sin extremos ni intención de filosofar o postular, con esa deseable liviandad que no reste importancia al conjunto pero tampoco lo malogre innecesariamente, y por supuesto que respete al público. 

Ayuda que la mayoría de rostros sean desconocidos, algunos ni siquiera resultan familiares. También lo hace ese aire próximo a la comedia rural y costumbrista británica que expide toda la función, quizás por la proximidad geográfica y lo poco acostumbrados que estamos en estas lindes a ver buen rollo, amabilidad y sana comicidad en nuestro cine. En este sentido pueden incluso comparar el cartel publicitario con el de la película Despertando a Ned.

No hay comentarios:

Publicar un comentario